El Norte de Castilla

Diputación y Cámara desvelan un intento de compra de Segovia 21 a precio de derribo

Viviendas construidas en los terrenos propiedad de Segovia 21. A. de Torre
Viviendas construidas en los terrenos propiedad de Segovia 21. A. de Torre
  • El juzgado recibe dos escritos en los que se pide la suspensión de la junta de acreedores prevista para el próximo martes

El futuro de Segovia 21 vive unas horas decisivas. El próximo martes, 22 de noviembre –si no hay sorpresas de última hora– la junta de acreedores votará a favor de la adhesión al convenio y de la quita del 50% de la deuda, lo que supondrá reducir a la mitad los casi 18 millones de euros que Segovia 21 debe y garantizar el plan de viabilidad diseñado por Verae, la entidad gestora contratada por los accionistas para sanear la sociedad. La decisión del Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma de perdonar la mitad de lo que Segovia 21 le debe inclina prácticamente la balanza en favor del convenio frente a la postura de la empresa Fomento Territorial, antiguo gestor de Segovia 21 y acreedor ordinario.

Sin embargo, en las últimas horas ha habido movimientos entre bambalinas para dar un golpe de mano y adquirir a precio de derribo las acciones de Segovia 21, actualmente en manos de la Diputación Provincial y de la Cámara de Comercio e Industria de Segovia. Hace unos días, dos personas que aseguraban actuar en representación de un fondo de inversión belga, propusieron a los presidentes de la Diputación y de la Cámara de Comercio la compra de las acciones –convencidos como estaban de que la sociedad entraría en breve en fase de liquidación– siempre y cuando se dieran algunas condiciones, como que el precio no fuera el que recoge el informe concursal, sino mucho más bajo –porque entendían que los activos de la sociedad están sobrevalorados– y que la operación se realizara antes de la celebración de la junta de acreedores del día 22, por lo que pidieron a ambos accionistas que intentaran la suspensión de la cita. Tanto Francisco Vázquez, presidente de la Diputación, como Pedro Palomo, presidente de la Cámara de Comercio, oyeron la propuesta, pero ni quisieron ni pudieron acceder a las peticiones de los interesados de aplazar la junta de acreedores porque esta decisión depende única y exclusivamente de la juez.

Según ha podido saber esta redacción, ayer se recibieron en el Juzgado de lo Mercantil dos escritos que piden la suspensión de la junta de acreedores del martes: uno lo presentó el abogado de la empresa Fomento Territorial y otro, el abogado del exconsejero Miguel Ángel González, Pedro Hernández, una de las dos personas que días atrás habían acudido a los despachos de Francisco Vázquez y Pedro Palomo. En cualquier caso, será la juez la que decida, en las próximas horas, si la junta de acreedores sigue o no adelante.

Evidentemente, no es lo mismo adquirir las acciones antes de que la sociedad haya salido a convenio, que después de aprobada una medida que garantiza un plan de viabilidad con muchas posibilidades de dejar Segovia 21 saneada y despejada de onerosos pasivos y a sus accionistas con las manos libres para vender las acciones al precio que consideren oportuno. Si el martes la sociedad va a convenio, la deuda pasará de 18 a 9 millones de euros, a pagar dentro de diez años y sin intereses. Como Segovia 21 tiene activos valorados en 39 millones de euros, los accionistas contarán con un margen de 30 millones que en realidad serán 33, pues tan beneficiosa amortización dejará el valor del pasivo en 6 millones de euros por el efecto de los intereses. Esta es la estrategia que los gestores de la sociedad han diseñado, pues la quita de la mitad de la deuda es fundamental para garantizar el saneamiento de la sociedad, y los actuales accionistas podrán venderla en un futuro en condiciones más ventajosas.

Turbio

El presidente de la Diputación y el de la Cámara de Comercio lamentan la existencia de maniobras «turbias» que tratan de perjudicar el valor patrimonial de Segovia 21. «Vinieron dos personas que aseguraban hablar en nombre de una sociedad inversora interesada en la compra de las acciones, y me pidieron que suspendiéramos la junta de acreedores. Les dije que, nosotros, como accionistas, no hemos intervenido en el procedimiento concursal ni lo vamos a hacer, que presentaran una escrito en la Diputación con sus peticiones. En ningún momento nombraron a Fomento Territorial ni a la sociedad que aseguraban representar. Es evidente que ha habido maniobras para que la operación de saneamiento de Segovia 21 no salga bien», aseguró ayer el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez.

El presidente de la Cámara de Comercio, Pedro Palomo, habló de «operaciones» para dañar los intereses públicos: «Nosotros, como corporación de derecho público que somos, no vamos a consentir que cualquier maniobra perjudique el valor patrimonial de las acciones de Segovia 21, y la Diputación, como administración pública, tampoco. Esto no se puede vender a precio de saldo a nadie. No lo vamos a permitir, de ninguna manera», manifestó.