El Norte de Castilla

La autopsia descarta violencia criminal en la muerte del joven que había desaparecido de su domicilio

Tanatorio San Juan de la Cruz, donde se ubica el Instituto de Medicina Legal de Segovia.
Tanatorio San Juan de la Cruz, donde se ubica el Instituto de Medicina Legal de Segovia. / Tanarro
  • La víctima, de 24 años y nacionalidad búlgara, fue enterrada ayer en el cementerio de Segovia

La autopsia ha confirmado lo que apuntaban las primeras hipótesis. El joven I. T. T., de 24 años y nacionalidad búlgara, que el lunes apareció sin vida en el interior de un vehículo a la salida de la localidad de Villovela de Pirón, en el término municipal de Escobar de Polendos, falleció como consecuencia de las graves heridas sufridas en un accidente de tráfico. La autopsia, realizada en el Instituto de Medicina Legal de Segovia, sito en el Tanatorio San Juan de la Cruz, ha descartado indicios de violencia criminal. Lo que no se ha determinado con exactitud es el momento en que se produjo la muerte.

El joven permanecía en paradero desconocido desde el miércoles por la noche. Su familia denunció su desaparición en Comisaría el jueves y sus amigos iniciaron a través de las redes sociales una campaña para dar con su paradero que resultó infructuosa.

En principio, como señaló entonces la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, existían indicios de que el joven había abandonado el domicilio familiar de forma voluntaria.

Poco antes de la una de la tarde del lunes, un conductor alertó al Servicio de Emergencias 112 de que había una persona en el interior de un vehículo siniestrado que se encontraba en un desnivel pronunciado y con escasa visibilidad desde la carretera.

En el lugar del accidente, el personal sanitario confirmó el fallecimiento del joven, que fue enterrado ayer en el cementerio municipal de Segovia, después de un responso en la capilla del tanatorio.