El Norte de Castilla

A por setas con el paraguas

Participantes en la jornada. El Norte
Participantes en la jornada. El Norte
  • Más de medio centenar de personas participan en las II Jornadas Micológicas de Fuenterrebollo

Las II Jornadas Micológicas celebradas en Fuenterrebollo contaron con gran afluencia de visitantes. Guiados por los micólogos Alfonso López y Juan Matute, de la empresa Vultour Naturaleza de Cantalejo, recorrieron los diferentes escenarios previstos y, a pesar de la persistente lluvia, recolectaron gran cantidad de variedades micológicas.

Las jornadas se iniciaron en el salón multiusos El Trinquete, con una charla explicativa del recorrido y de los diferentes ecosistemas que se iban a visitar, y los micólogos expusieron algunas de las especies más frecuentes en el entorno de la localidad. Los organizadores cifran en más de cincuenta el número de participantes procedentes de diferentes pueblos de Segovia, como Cantalejo, El Guijar o Riaza, e incluso hubo recolectores que se había desplazado desde Madrid. «Ha habido una importante participación e implicación por parte del público asistente. Se han realizado los recorridos previstos, pero debido a la incesante lluvia las rutas se han visto recortadas en la distancia», explica Daniel Sacristán, concejal de Medio Ambiente de Fuenterrebollo.

Durante la salida, además de las explicaciones sobre las setas de Alfonso y Juan, Jairo Martín Lobo, ingeniero forestal y colaborador en los proyectos medioambientales que se organizan en la localidad, comentó diferentes aspectos y curiosidades sobre la flora y la fauna de cada ecosistema del entorno, así como sobre los métodos tradicionales utilizados a lo largo de los años para extraer la resina de los pinos, que aún hoy se conservan, y sobre las modernas técnicas.

El Museo Etnográfico de la localidad, ubicado en el restaurado edificio de los antiguos lavaderos y testigo mudo de la historia, recoge una muestra de la riqueza medioambiental de la zona, así como de esos utensilios que se han venido utilizando para trabajar y recolectar en los pinares y el campo.

Bien pertrechados con indumentaria apropiada para la ocasión, la lluvia se convirtió en la banda sonora de los intrépidos buscadores de setas, amantes de la naturaleza, que interpretan que es una compañera más en el recorrido. Los expertos en micología identificaron un total de dieciséis especies diferentes de setas durante las rutas. Algunas de las que pudieron encontrar entre la hojarasca y los agujos fueron la ‘pleurotus ostreatus’, la ‘clavatia excipulitormis’, la ‘hebeloma cylindrosporun’ o la ‘macrolepiota procera’.

La novedad de estas jornadas era la degustación de diversos platos elaborados con setas autóctonas, unas más comunes y otras menos conocidas por los aficionados, en el Restaurante El Polvorín de Cantalejo. Después de pasear por las arboledas y pinares de Fuenterrebollo bajo una constante lluvia, los amantes de la micología pudieron degustar un risoto con setas, croquetas de boletus, champiñones y un empedrado con setitas, entre otros manjares.

El nivel de participación, la variedad de los puntos de origen de los asistentes, el interés demostrado durante las ponencias y la implicación en la localización de los ejemplares respetando el entorno son algunas de las razones que impulsan a los organizadores a planificar la tercera edición, señala Sacristán.