El Norte de Castilla

45 menores segovianos, 5 de ellos de 13 años, han sido atendidos desde enero por borracheras

Botellón en la Plaza Mayor.
Botellón en la Plaza Mayor. / Antonio de Torre
  • Esta cifra supone 12 más que los atendidos durante todo 2015

Emergencias Sanitarias ha atendido en Segovia, en lo que va de año, a 45 menores de edad por intoxicaciones etílicas. De media, cuatro cada mes, uno cada fin de semana. Esta cifra supone 12 más que los atendidos durante todo 2015. Si bajamos al detalle, se puede ver que son, por ejemplo, catorce jóvenes de 17 años;ocho de 16, once de 15, siete adolescentes de 14; y cinco niños de 13 años.

La encuesta realizada el pasado otoño a dos mil jóvenes de Segovia demuestra que, a pesar de las prohibiciones y las posibles multas, el 24,25% de los adolescentes de 12 a 18 años (uno de cada cuatro) compran ellos mismos las bebidas alcohólicas; es decir, se las venden en tiendas, supermercados o grandes superficies. Y, además, casi el 70% de los menores de edad reconoce haber bebido alcohol alguna vez. El resultado de la encuesta, realizada porque la Concejalía está interesada en conocer la dinámica de los adolescentes, indica un motivo de preocupación más que señaló el concejal Álvaro Serrano, que «la venta de bebidas alcohólicas, que está prohibida a los menores, no impide que accedan a su consumo». El dato ya apuntado de que una cuarta parte compran ellos mismos las bebidas en establecimientos donde se las venden a pesar de la prohibición tiene otros que lo acompañan, los que muestran quiénes facilitan a los menores el acceso al alcohol.

Un grupo representativo es el de personas mayores de edad ajenas al ámbito familiar (amigos en la mayoría de los casos), pues el 37% de los adolescentes cuentan con ellos, pero también hay familiares mayores de 18 (el 18,4%) y menores (el 2,4%), y otras personas ajenas a las familias también menores (9,4%). Además, el 12,59% de los adolescentes consultados adquiere el alcohol de otra forma. Las respuestas, pues, apuntan de forma clara que los adolescentes tienen facilidad para comprar bebidas alcohólicas y que en muchos casos cuentan con la ayuda de familiares y otras personas mayores de edad.