El Norte de Castilla

La fotografía del siglo XX llena el Esteban Vicente

vídeo

Dos visitantes de la exposición observan una de las fotografías. / Antonio de Torre

  • El Museo de Arte Contemporáneo muestra la selección ‘Retratos’de las colecciones de la Fundación Mapfre

Las salas del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia están llenas de figuras, de rostros que te miran o que están mirando a otro lado porque les miran. Son muchas miradas. De las personas retratadas, de los fotógrafos, del espectador que recorre las salas, incluso la de la mujer invidente que fotografió Paul Strand, la mirada que no ve y que hizo ver otra forma de hacer las cosas a los fotógrafos que la vieron. Strand, maestro de la fotografía contemporánea, es uno de los artistas mejor representados en la exposición que exhibe hasta el 22 de enero el Museo Esteban Vicente, ‘Retratos’, una selección de 114 obras de 18 fotógrafos de la colección de la Fundación Mapfre.

Fotos

  • Exposición de retratos en el Museo Esteban Vicente

Con esta muestra el Museo Esteban Vicente cierra el año que comenzó con la retrospectiva del pintor segoviano Alberto Reguera y que continuó en verano con la dedicada a las afinidades entre Esteban Vicente y el barcelonés Albert Ràfols-Casamada. Es una «magnífica» exposición para culminar este ejercicio y comenzar el año próximo, explicó el presidente del patronato, Francisco Vázquez, «un placentero paseo por la historia de la fotografía del siglo XX» que abarca imágenes tomadas entre 1916 y 2013.

‘Retratos’ es solo una selección y su paso por el Esteban Vicente es una oportunidad «especial», señaló Pablo Jiménez Burillo, director del área de Cultura de la Fundación Mapfre, porque por cada día que estén expuestas estas obras al público deberán estar tres en la oscuridad, y también porque es la primera vez que se presenta en España una parte tan importante de la colección, que contiene muchos retratos y que siempre son interesantes, comentó, porque permite que «el juego de las miradas» se repita.

Artística y didáctica

Es además uno de los temas de referencia de forma natural en la historia de la fotografía, recalcó Carlos Gollonet, que es el comisario de la exposición y el conservador de la colección de la Fundación Mapfre. Estas imágenes seleccionadas están en el museo porque la intención es artística y estética, porque «son de artistas para los que la fotografía es su medio de expresión» y, como además puede dar «una idea casi completa de qué ha pasado en la fotografía a lo largo del último siglo», tiene una dimensión didáctica, precisamente en estos tiempos en que, con las facilidades que dan los medios digitales y cuando todo el mundo está inmerso en los ‘selfies’, «cuesta trabajo percibir su importancia».

Gollonet subrayó que un buen punto de partida para ver la exposición es la fotografía de la invidente retratada por Paul Strand –«antes la fotografía se consideraba un arte menor, y lo interesante es que es una sola foto y cambia el sentido de enfrentarse a la imagen fotográfica por otros artistas»– situada en la planta baja, en la primera de las dos secciones, ‘Ciudades’, para ir recorriéndola luego hasta la segunda planta, donde está la sección ‘Artistas y modelos’.

Pero, indicó, hay varias formas posibles de ver ‘Retratos’: «Puede hacerse una visita simplemente para disfrutar; una visita técnica para ver las maneras de hacer, los géneros y subgéneros, las cámaras utilizadas o los formatos, y otra visita para establecer el diálogo sobre la cadena de influencias entre unos fotógrafos y otros a través de los textos de cada sala». Este juego, añadió Gollonet, se da entre los fotógrafos extranjeros y los españoles representados (Joan Colom, Alberto García-Alix y Anna Malagrida), como se dio entre los europeos que huyeron del nazismo (como el alemán John Gutmann) al descubir la libertad con la que trabajaban los americanos, apostilló la conservadora del Museo esteban Vicente, Ana Doldán. Se trata, dijo, de «una de las colecciones más importantes» de España, que amplía la visión del retrato y que hace «un recorrido por la historia de la fotografía artística contemporánea». Un espléndido catálogo de 346 páginas, que incluye la sección ‘Comunidades’, completa la muestra.