El Norte de Castilla

La centenaria Embutidos La Prudencia exhibe músculo

El presidente de la Diputación observa una de las etiquetas. El Norte
El presidente de la Diputación observa una de las etiquetas. El Norte
  • Con una facturación cercana a los 19 millones, y una plantilla de 70 trabajadores, la empresa exporta el 35% de su producción

El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, continúa acercándose al tejido empresarial de la provincia. En este caso, ha visitado una de las grandes empresas cárnicas, Embutidos la Prudencia, con sede en Villacastín. Acompañado por uno de sus responsables, Felipe Benito; por el alcalde de la localidad, Jesús Grande, y el concejal Julio César Sánchez, el presidente ha recorrido las instalaciones de la Prudencia.

Fundada en 1915 por Prudencio Benito, la Prudencia se dedica al producto de cerdo curado tanto blanco como ibérico, factura anualmente cerca de 19 millones y tiene setenta trabajadores en su plantilla. Con dos fábricas y un matadero en Villacastín que ocupan unos 20.000 metros cuadrados, dispone también de fincas en Extremadura para la cría del cerdo ibérico. En sus instalaciones en Villacastín seca 250.000 piezas, que se benefician de las excelentes condiciones climáticas de esa zona de la sierra para ese proceso, tanto en cuanto a altitud como en cuanto a humedad.

La Prudencia sacrifica semanalmente 1.500 cerdos para la producción de jamones, paletas, embutidos y lomos, tanto de blanco como de ibérico. El 70% de su producción de cerdo blanco es el tradicional graso de Segovia, mientras que el 30% restante es originario de la región.

La Prudencia cuenta con dos marcas en el mercado. La que lleva el nombre de la empresa y el Rincón de Zafra, dedicado al ibérico; y como otras tantas industrias segovianas ha apostado por la internacionalización. En la actualidad, exporta el 35% de su producción: el 25% fuera de Europa y el otro 10% en la Unión Europea.