El Cristo Yacente de Gregorio Fernández se va de viaje a Alemania

vídeo

Los empleados de la empresa SIT preparan el traslado de la escultura para su traslado. / Antonio Tanarro

  • La espléndida escultura del siglo XVII formará parte de la exposición que dedica al Siglo de Oro español el Museo Kunsthalle de Munich

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Ya ha viajado otras veces. El Cristo Yacente de Gregorio Fernández, una de las obras cumbre de la escultura española del siglo XVII, ha salido de su capilla de la Catedral de Segovia para su exposición en Las Edades del Hombre y lo hace cada Viernes Santo para desfilar por las calles de la ciudad escoltado por la Feligresía de San Andrés. Pero esta es la primera vez que sale de España, y el destino está lejos, en Munich, la capital del Estado Libre de Baviera, donde va a participar con otras obras de arte españolas en la exposición 'Spain's Golden Age. The Age of Velázquez in Painting and Sculpture' ('El Siglo de Oro en España. El tiempo de Velázquez en pintura y escultura') hasta el 26 de marzo de 2017.

Fotos

  • El Yacente de la Catedral de Segovia viaja a Múnich

Este lunes han sacado al Cristo de la urna de metacrilato que lo protege en su capilla los trabajadores de SIT Grupo Empresarial, empresa de mudanzas nacionales e internacionales especializada en el transporte de obras de arte, que dispone de un servicio de agente de aduanas propio con carácter exclusivo y de los embalajes adecuados.

Antes de mediodía la talla de madera policromada, obra maestra del barroco realizada por el escultor vallisoletano y donada por el obispo Melchor de Moscoso, ha salido en camión hacia Madrid; del aeropuerto de Barajas saldrá hacia Barcelona, y de allí iniciará la última parte del viaje por carretera hasta la capital bávara.

La preparación de la escultura ha estado supervisada por técnicos del Servicio Territorial de Cultura en Segovia y la institución alemana que la expondrá junto a un centenar más de obras de arte españolas, el Museo Kunsthalle München, se hace cargo de todos los gastos del traslado, los seguros y las garantías de su correcta exhibición en la exposición sobre el Siglo de Oro español; es decir en un espacio delimitado y protegido y con la temperatura y humedad adecuadas, 15 grados y un 50%.

La talla, que representa a Cristo muerto sobre un sudario con la pierna izquierda algo levantada, tiene unas dimensiones de 191 centímetros de largo por 75 de ancho. Es posible que Gregorio Fernández la realizara entre 1628 y 1631, pues en aquella época fue obispo Melchor Moscoso, y es muy realista, con clara influencia del manierismo. La obra del mescultor vallisoletano tiene detalles como ojos de cristal, dientes de marfil, uñas talladas en asta de toro y gotas de sangre elaboradas con resina en la llaga del costado. El interior del Cristo Yacente está parcialmente hueco, igual que la peana de madera original del siglo XVII, pintada para simular mármol; las dos piezas tienen un buen un estado de conservación porque las restauraciones realizadas, la última para la exposición de Las Edades del Hombre de Segovia, en 2003, fueron muy cuidadosas.