El Norte de Castilla

Al Peahis le queda otra exposición pública

Vista aérea de la mayor parte del casco histórico de Segovia.
Vista aérea de la mayor parte del casco histórico de Segovia. / A. Tanarro
  • El concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera, estima que la aprobación definitiva del plan será «antes o después del verano»

Hace un año, el objetivo era que el Plan Especial de las Áreas Históricas de Segovia (Pehais) entrara en vigor, después de su aprobación definitiva, en 2016 y después, a principios de 2017, comenzaría la revisión del Plan General de OrdenaciónUrbana (PGOU) de 2008. Sin embargo, la tramitación de ambos documentos puede solaparse en el tiempo. Los retrasos en la tramitación del Peahis –«que no está parado porque hemos seguido trabajando en él», recalca el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera– han motivado que el equipo de gobierno prevea ahora la aprobación definitiva de este planeamiento «inmediatamente antes o inmediatamente después del verano» (del año próximo, claro). El trabajo del Peahis continúa en el área técnica, aunque no al ritmo que desean los constructores, los propietarios de las zonas afectadas, las asociaciones de vecinos o los demás grupos políticos del Ayuntamiento. Sobre todo porque la aprobación inicial de este planeamiento tiene ya once meses y la información pública se realizó entre mediados de enero y de marzo de este año (cuando finalizó el plazo para alegaciones).

Alfonso Reguera no descarta un nuevo periodo de exposición pública del plan, «breve, de un mes», antes de su aprobación definitiva. Es casi la opción más probable porque el documento final probablemente contenga algún modificación que implique dar la opción de presentar alegaciones; es decir, si los cambios introducidos a requerimiento de la Junta de Castilla y León son «sustanciales» de alguna manera.

Subraya el edil que «el trabajo en común con la Junta de Castilla y León se ha seguido realizando» y las reuniones han sido «permanentes», una «tarea que no se ve» pero que se ha llevado a cabo «con muy buena sintonía entre las dos administraciones» porque «el Peahis no ha estado parado, ni dejado de la mano ni abandonado; ponernos de acuerdo entre las dos administraciones es muy importante». Aunque los demás grupos políticos del Ayuntamiento no tengan noticias desde entonces.

Alegaciones «vistas»

Los cambios que se vislumbran no serán por algo relacionado con las alegaciones presentadas por particulares, asociaciones o el Colegio de Arquitectos (cerca de 150 en total), pues «están todas vistas y las decisiones sobre ellas, tomadas», señala el concejal, sino que tendrán más que ver con los informes pendientes de revisión, el de patrimonio y la carta arqueológica, y algunas expropiaciones que son fundamentales para la movilidad. Cuando estén estos informes tiene previsto Reguera convocar a los demás grupos (PP, UPyD-Centrados en Segovia, Ciudadanos e Izquierda Unida, que ya han sido informados de estos trámites) para una nueva reunión de la mesa de trabajo del Peahis con el fin de cerrar el documento definitivo.

Lo que está pendiente es el conjunto de informes y requerimientos de Patrimonio sobre la justificación del plano arqueológico (la Carta Arqueológica es un documento separado del Peahis) y la actualización del catálogo de edificios («en profundidad» las fichas de los inmuebles, que contenía muchos errores), sobre lo que el área de Urbanismo comenzó a trabajar en junio con el objetivo de tener todo a punto a finales de este mes para, una vez que tenga todo, presentar la documentación con las modificaciones pertinentes ante la Comisión de Patrimonio Histórico de Castilla y León, lo que el concejal del área quiere hacer «antes de navidades o inmediatamente después».

Reguera estima que los técnicos de la administración regional podrán validarlas porque no suponen «modificaciones sustanciales», pero añade que hasta que no disponga del informe definitivo de Patrimonio no dará respuesta a las alegaciones. «Cuando la Junta responda, en un me o mes y medio se responderá a todo el mundo», comenta.

Respuesta

Entre las alegaciones hay 23 de Izquierda Unida, otras de Amigos del Patrimonio, de colectivos y de particulares, las del Colegio de Arquitectos –que en esencia plantean que la normativa sea más clara y definida ante «el exceso de regulación normativa» y la oportunidad y viabilidad de algunas unidades de intervención (Villa Estrella, el túnel de San Gabriel o la ordenación de la plaza de Artillería y la calle Gascos)– o las de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce sobre los errores detectado en las fichas del catálogo de edificios.

El Peahis contendrá las respuestas a las alegaciones y también los convenios urbanísticos, entre ellos el que está siendo perfilado de forma definitiva con la familia Arias-Dávila, titular del condado de Puñonrostro, que permitiría instalar en el edificio de la calle Daoíz el archivo del condado. Nueve años después de su inicio, Reguera cree que podría plantear la aprobación definitiva del Peahis «inmediatamente antes o después del verano de 2017». Dependerá, dice, «del tiempo que tarde la Junta en revisarlo todo». Antes el Ayuntamiento tiene que presentarlo a la Comisión de Patrimonio Histórico... después de exponerlo al público.