El Norte de Castilla

Nueve segovianas bailan con Rafael Amargo a diez metros de altura

Nueve segovianas bailan con Rafael Amargo a diez metros de altura
  • La escuela Nueva Danza de Palazuelos de Eresma participa junto al artista en la presentación de la campaña navideña de Amazon

Nueve bailarinas de la escuela Nueva Danza de Palazuelos de Eresma vivieron el pasado mes de octubre una experiencia única que difícilmente olvidarán. Junto a otras seis academias de baile de toda España, participaron en la presentación oficial a los medios de la campaña de navidad de Amazon, en el centro logístico de la empresa estadounidense en la localidad madrileña de San Fernando de Henares. En total, setenta bailarinas convirtieron las instalaciones de la empresa de comercio electrónico en un tablao flamenco en el que el bailaor Rafael Amargo ejerció como maestro de ceremonias.

Hasta la localidad madrileña se desplazaron nueve bailarinas de la Escuela Nueva Danza, entre las que se encontraba su directora Esther Valdenebro. Gracias a su amistad con Beatriz Herrera, la coreógrafa de la actuación, pudo participar junto a varias de sus alumnas en una actuación que se desarrolló en una de las torres de almacenaje de Amazon en España. «Beatriz llamo a varias compañeras de profesión para realizar el proyecto, entre ellas a mí porque sabía que tenía una academia. Me pidió que llevara a las chicas que yo considerase que tenían las condiciones para poder hacer esto» explica Esther Valdenebro.

Una vez abierta la posibilidad de participar, las profesoras de las distintas academias implicadas viajaron a Madrid para observar las coreografías a realizar. Después llegaba el turno de que las profesoras enseñaran a sus alumnas en sus respectivas escuelas los diferentes pasos, hasta que llegó el día en el que se juntaron las setenta bailarinas para realizar un ensayo general. «Nos fueron repartiendo y colocando por las diferentes estanterías del centro logístico de Amazon. En cada andamio estábamos veinte bailarinas, donde hicimos varias piezas de danza española y de flamenco mientras sonaba la música en directo de una orquesta». No fue fácil, porque la altura jugó alguna que otra mala pasada en forma de vértigo. «Aquello no era muy estable y estar dando vueltas o haciendo piruetas a más de diez metros de altura hizo que alguna tuviera que ser colocada en sitios más bajos», señala la directora de Nueva Danza.

Esther no tuvo demasiados problemas a la hora de seleccionar a las alumnas que la acompañarían a tal evento. «Selecciono de mi alumnado a las chicas que tienen mejores capacidades para examinarse por la Asociación de Profesores de Danza Española y Flamenco. Estas niñas tenían bastante nivel y obviamente iban a participar. Luego hay otras chicas a las que doy clase que también eran capaces de hacer lo que me pedían desde Madrid, por lo que no me costó mucho hacer la selección», afirma. Tampoco supuso ningún problema el hecho de bailar junto a Rafael Amargo. «Para nosotras fue un orgullo participar en un proyecto así al lado de gente del calibre como Rafael Amargo. A las chicas las vino muy bien, porque se vinieron arriba y tuvieron el valor de bailar junto a alguien de su nivel» subraya.

Reconoce que le hubiera gustado que la participación de su escuela en un evento de este tipo hubiera tenido mayor repercusión. Confiesa también que en un primer momento hubo cierta confusión, ya que varias de las madres de las bailarinas pensaron que se trataba de un anuncio de televisión.