El Norte de Castilla

Ratas y culebras acechan el punto de recogida de residuos de la calle Canteras

Algunos contenedores en el barrio de San Gil. El Norte
Algunos contenedores en el barrio de San Gil. El Norte
  • Los vecinos de San Gil exigen más higiene en el barrio y contenedores

La Asociación de Vecinos del Barrio de San Gil se ha dirigido mediante un escrito al alcalde de la localidad para transmitirle diversas peticiones referidas en su mayoría a la necesidad de mejoras medioambientales, higiénicas, estéticas, la eliminación o minimización en la medida posible de los malos olores y la dotación de más contenedores.

Sobre este último punto señalan que existen zonas del barrio en las que la población ha aumentado de forma considerable, por lo que solicitan la instalación de contenedores de reciclaje de envases y papel y cartón junto a los orgánicos que existen en la actualidad, en referencia a calles como Agustín Daza o carretera de Bahabón con calle Ramón Montalvillo, con el fin de fomentar el reciclado de los residuos.

Asimismo, la asociación se hace eco de las quejas y sugerencias de actuación de los vecinos de la calle Canteras con respecto al punto de recogida de residuos sólidos urbanos situado junto al depósito del agua, pero también sobre la higiene del barrio y la existencia de problemas de ratas y culebras. Respecto a los contenedores, desde la agrupación señalan que el mal uso de esta zona de reciclaje, que en ocasiones se utiliza incluso de vertedero, ha llegado incluso a que personas que llevan los residuos se encaren con aquellos vecinos que les dicen que lo hacen mal. Ante la situación, solicitan al Ayuntamiento que en esta zona vecinal se deje el número mínimo de contenedores necesarios, y el resto sean repartidos por las isletas de recogida de residuos orgánicos ya existentes.

Son conscientes de que parte de la culpa es de los usuarios, que en ocasiones no se preocupan ni molestan en hacer un buen reciclaje, por lo que solicitan que desde el Ayuntamiento se tomen diversas medidas, como facilitar a los vecinos la labor, procurando agrupar en el mismo lugar todos los contenedores de recogida de residuos, dotando al barrio de un mayor número de isletas selectivas. También piden el aumento de la dotación de aquellos contenedores que se llenan con mayor frecuencia o el aumento de la frecuencia de vaciado de los mismos, señalando los de vidrio, papel y cartón o envases, dependiendo de las zonas. Asimismo proponen el mantenimiento y limpieza periódica de dichos contenedores e impartir charlas informativas para aprender a hacer un reciclaje correcto.

Los vecinos también creen necesario el arreglo de la zona de terreno que corresponde al Ayuntamiento en el solar donde se encuentra ubicado el depósito del agua del barrio. Señalan que junto a la infraestructura se atan de forma habitual perros y caballos, provocando con ello un foco de infección bastante peligroso, principalmente en las épocas estivales. Igualmente solicitan que se obligue a los propietarios particulares al cumplimiento de la normativa actual de limpieza y salubridad, según la ordenanza de limpieza de la vía pública.

Abusos

Igualmente se propone realizar una campaña para evitar los abusos en la utilización de los puntos de recogida de residuos por parte de ciertas empresas, y que todos los vecinos realicen un uso correcto de los contenedores y del punto limpio, sobre el cual sugieren se amplíe su horario de apertura. Otra de las quejas del vecindario señala a la gran cantidad de animales sueltos que realizan sus necesidades en parques, jardines y calles sin ningún control de sus dueños, recordando que las ordenanzas municipales también obligan a recoger sus excrementos. En este apartado no sólo incluyen a perros, sino también caballos y ovejas «que pasean por las calles sin ningún impedimento», explican.

Los vecinos apuntan que lo único que quieren es tener un barrio limpio y educado con el medio ambiente, con sus parques y jardines bien utilizados por todo, para lo cual reclaman el apoyo y la ayuda de las instituciones.