El Norte de Castilla

Las 'startups' florecen en el campo

Un momento de la jornada celebrada ayer en el centro de Femur en Hontalbilla. M. R.
Un momento de la jornada celebrada ayer en el centro de Femur en Hontalbilla. M. R.
  • El centro de la Federación de la Mujer Rural acoge una jornada con ejemplos prácticos, como el cultivo de plantas tintóreas

En su afán por trabajar por la igualdad y el impulso de la mujer en el medio rural, la Federación de la Mujer Rural (Femur) celebró ayer en su sede de Hontalbilla una jornada sobre emprendimiento femenino, a través de la cual se trataron de abrir vías y posibilidades para que las mujeres puedan desarrollar sus proyectos en el medio rural, poniendo también casos prácticos.

La presidenta de Femur, Juana Borrego, abrió la jornada, auspiciada por el Ministerio de Agricultura a través de la Red Rural Nacional, y destacó que la iniciativa tuvo muy buena acogida por parte de la ministra y de las responsables de Desarrollo Rural, por lo que agradeció la presencia de María Dolores Chiquero, subdirectora general de Modernización de Explotaciones Agrarias, que inauguró la jornada. Con ello, según afirmó Borrego, desde el Ministerio se conoce de forma directa dónde trabajan las asociaciones y se consigue convertir en protagonistas a las mujeres en el mundo rural, además de dar más vida a los pueblos.

Chiquero acudió a la cita como responsable de la Red Rural Nacional y destacó que el objetivo de la jornada era dar respuesta a la demanda de entidades de mujeres rurales preocupadas por el emprendimiento y la fijación de población en el territorio, asegurando que las mujeres son un potencial en el territorio y además las rurales con características como emprendedoras e innovadoras, asegurando que muchos de los proyectos que se desarrollan en el territorio son de mujeres.

La subdirectora confirmó que se están detectando las potencialidades del territorio para la vuelta de los jóvenes y su inserción en el mismo, así como la llegada de nuevas ‘start-up’ que vuelven a situarse en el medio rural, gracias a las potencialidades y las opciones que se tienen con las nuevas tecnologías. Aseguró que jornadas como la celebrada ayer buscan principalmente la transferencia de conocimientos, también sobre los pasos previos que se necesitan dar ante cualquier inquietud o idea que tenga una mujer para desarrollarlo, e incluso, sí ya está instaurado en el territorio, pasos sobre cómo debe orientar su negocio o su empresa hacia el servicio o el destino que quiere dar.

Potencialidades

Desde las administraciones van comprendiendo que acercarse al territorio rural es esencial en el objetivo de crear potencialidades y poner en contacto a todos los agentes del territorio. «Descubrir las potencialidades que tienen es importante, y por eso la transferencia de conocimientos juega un papel esencial en esta jornada», aseguró Chiquero, a la que Juana Borrego quiso transmitir una felicitación para la Ministra de Agricultura y el deseo de que continúe con su trabajo y ánimo en la defensa del mundo rural y de un año con mayor actividad que el anterior.

La presidenta de Femur también recordó que desde la entidad se trabaja desde hace muchos años por dar un papel relevante a la mujer emprendedora en el medio rural y en la defensa del mundo rural para poder fijar población.

Buenas prácticas

A lo largo de la jornada se pusieron de manifiesto varios proyectos sobre emprendimiento de mujeres en el medio rural, se analizaron modelos de negocio, se habló sobre la importancia del emprendimiento y se analizaron buenas prácticas de emprendedoras. Pero, uno de los proyectos que más llamó la atención, y que centraba el subtítulo de la jornada, fue el expuesto por Alicia Mediavilla, promotora de una iniciativa de cultivo de plantas tintóreas con métodos sostenibles que se pretende poder extrapolar al propio centro de Femur en Hontalbilla.

El proyecto consiste en el cultivo de plantas tintóreas como una fuente de color y nace de una necesidad medioambiental, teniendo en cuenta que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta. «Necesitamos poner remedio y buscar alternativas a fuentes de color y sistemas de producción con reactivos que no sean tóxicos para las aguas, para la salud del planeta y para los habitantes del mismo», afirmó Mediavilla, y señaló que su proyecto, aunque novedoso, consiste en rescatar recetas antiguas de tintoreros y estampadores para poder dar al textil un aspecto atractivo con colores y dibujos sin ser costoso medioambientalmente.

Se trata de un proyecto que ella misma está ejecutando en su taller de Tizneros, donde cuenta con un pequeño jardín tintóreo en el que recolecta sus plantas para convertirlas después en colores. En estos momentos Alicia Mediavilla trabaja en la realización de un muestrario de estampación orgánica con plantas que se utilizaban hasta hace no muchos años, como la Isatis Tinctoria o hierba pastel, que ofrece el azul del índigo, la rubia, la gualda o reseda luteola, la ginesta, vainas de nuez o espino cerval, entre otras, plantas todas ellas que son una fuente de color.