El Norte de Castilla

Migueláñez ya tiene ermita

El obispo presidente la misa en la ermita recién restaurada.
El obispo presidente la misa en la ermita recién restaurada. / M. M.
  • El obispo bendice el templo tras una larga y minuciosa restauración alentada por los fieles

Aunque no hay referencia clara, pudiera ser el origen de la primitiva edificación finales del siglo XVIII. Con el avance del tiempo, por derrumbe, se hubo de reedificar en el año 1921, donde fueron protagonistas del hecho Restituto Esteban y el padre Muñana, jesuita natural de esta localidad. Desde entonces, y tras una pequeña reforma por los años sesenta y setenta, el estado de la ermita era lamentable. Llovía más dentro que fuera, las paredes estaban desconchadas, el techo abierto amenazaba desplome, el piso de pizarra cubierto de polvo y arena….

Fue en primavera de 2015, cuando a propuesta de la recién formada Cofradía de Corpus y Vera Cruz y con el apoyo del párroco Edwing Anaya, se acometieron unas pequeñas obras de mantenimiento. Debido al entusiasmo de vecinos y devotos y gracias a las cuotas de dichos cofrades , donativos particulares , aportaciones de las cofradías de la parroquia, del Ayuntamiento y del Obispado, se ha podido ejecutar una obra de importancia que ha devuelto a la ermita todo su esplendor .

En el interior se ha sacado la piedra y eliminado el falso techo de cañizo, dejando a la vista una bella y original techumbre de madera que produce el asombro de cuantos la contemplan. En el frontal se ha mantenido el sencillo retablo que alberga un calvario y que está soportado por dos espléndidos capiteles prerrománicos. A ambos lados del retablo se han colocado dos cuadros donados por el pintor local Miguel Ángel Maroto Herranz, que representan a San Isidro y a la Virgen de la Asunción, copatronos del pueblo. También se ha abierto una ventana que estaba marcada pero cerrada en la fachada sur, donde se ha colocado una bonita vitrina donada por una familia. Concluidas las obras del interior y debido al entusiasmo de la gente y gracias a donaciones se procedió a sacar la piedra del exterior y arreglar la vieja campana. Esto ha contribuido a destacar la silueta de la ermita, situada en el casco urbano sobre un pequeño montículo de roca de pizarra.

Y, como siempre ocurre, que cuando se comienza una obra surgen nuevas propuestas y nunca se acaba, está en proyecto construir un tejadillo que proteja el encanto de la puerta principal, así como dos poyos para que los que lo deseen tomen de mañana el cálido sol de invierno y el fresco las tardes de estío.

Emoción

El pasado domingo, el obispo de Segovia, César Franco, ofició una eucaristía y bendijo la ermita. Poco antes de la una de la tarde, hacía acto de presencia en la entrada de la iglesia, donde fue recibido por el párroco, la Corporación municipal y la directiva de la Cofradía de Corpus y Vera Cruz. Tras una palabras de bienvenida por parte del párroco , dio comienzo la misa, en la que la coral de Nava de la Asunción puso la nota musical.

Durante la homilía, don César subrayó la ilusión e interés del vecindario en las obras llevadas a cabo, destacando cómo la fe hace vivas a las comunidades cristianas . Al finalizar la ceremonia, tomó la palabra el presidente de la cofradía, que informó de los avatares vividos hasta conseguir la restauración.

Terminada la procesión y todos los actos litúrgicos, el local del cine acogió un refresco, en el que los vecinos pudieron degustar las clásicas rosquillas, las magdalenas y las pastas caseras, regadas con una excelente sangría. Fueron momentos que el obispo compartió con un pueblo embargado por la emoción.