El Norte de Castilla

La tala masiva de chopos daña el Eresma

Alrededores del Molino de los Señores tras la tala masiva de chopos.
Alrededores del Molino de los Señores tras la tala masiva de chopos. / A. de Torre
  • SEO/BirdLife considera necesario contribuir a la reforestación con vegetación autóctona

Las talas fueron autorizadas en las orillas del río Eresma, aguas abajo del Santuario de la Fuencisla, en el tramo comprendido entre el molino de los Señores y el ventorro de San Pedro Abanto, así como en la ribera del arroyo Tejadilla en la zona próxima a la depuradora de Segovia. La corta de madera se ejecutó en la misma orilla del río dentro de la zona de servidumbre, provocando la destrucción de la vegetación natural y el consiguiente deterioro del ecosistema de ribera, un espacio verde del municipio con un alto valor natural, en el que habitaban multitud de especies de fauna protegida y que ha sido arrasado, según los ecologistas.

El grupo local de SEO/BirdLife ha informado a la Confederación Hidrográfica de estos hechos y se ha solicitado a los responsables que no se vuelva a autorizar el uso comercial de las orillas del río para cultivos de chopos, tal y como establece el reglamento del Dominio Público Hidráulico, que expresamente indica que debe protegerse el ecosistema fluvial en la zona de servidumbre, evitando que futuras plantaciones invadan la zona de servidumbre y cuando se realicen talas no se afecte a la mencionada zona.

«Desde el punto de vista de la conservación ecológica e hidrológico-forestal del río sería necesario iniciar actuaciones de reforestación con especies autóctonas (fresnos, sauces, alisos, arces, álamos…), al menos en la franja de servidumbre, para garantizar la regeneración de los hábitats riparios y la estabilidad de las orillas. Este tipo de medidas también permitiría la supervivencia de las especies de fauna propias de los ríos de la provincia, entre las que destacan multitud de especies de aves protegidas», señalan.

En opinión del grupo ecologista, la plantación comercial y las talas indiscriminadas en las zonas de servidumbre (franja de 5 metros desde el cauce) es la razón fundamental que explica la práctica desaparición de las especies autóctonas de bosque de ribera en el curso de la mayoría de ríos y arroyos de la provincia de Segovia, especialmente del río Eresma. La recuperación de dicha vegetación autóctona en los tramos aquí mencionados puede suponer un buen precedente para la futura conservación de los bosques de ribera segovianos.