El Norte de Castilla

Concentración de este domingo, en la Plaza Mayor de Cuéllar.
Concentración de este domingo, en la Plaza Mayor de Cuéllar. / M. Rico

Los vecinos de Cuéllar se vuelcan con las limpiadoras de los colegios

  • Las trabajadoras se concentran ante el Ayuntamiento para reclamar el pago de sus salarios por parte de la empresa Zahoz

Trabajar sin cobrar no se puede soportar. Es una realidad y una de las consignas que las trabajadoras de la limpieza de los colegios de educación infantil y primaria de la localidad corearon ayer, acompañadas de cerca de dos centenares de vecinos, en la plaza Mayor, donde se concentraron para pedir una solución a su conflicto laboral, por el cual la empresa Zahoz Gestión S. L. les adeuda ya casi seis nóminas.

Desde hace varios días, las trabajadoras se vienen concentrando en las puertas de los colegios La Villa, San Gil y Santa Clara, acompañadas de algunos padres, reclamando una solución a su problema y ayer acercaron su protesta hasta la plaza Mayor y la puerta del Ayuntamiento, donde se corearon consignas como ‘Zahoz, Zahoz, páganos y acabemos con este follón’, ‘Zahoz paga ya, la cartilla está muy mal’, ‘Lo barato sale caro, Ayuntamiento soluciones ya’, ‘No son voluntarias, son trabajadoras’, ‘Los colegios sin limpiar no se puede quedar’, ‘La limpieza de los colegios nos incumbe a todos; no nos mires, únete’, o ‘Seis meses sin cobrar, vergüenza tenía que dar’.

Acompañadas de familiares, amigos y vecinos, que también portaban pancartas en apoyo y que rompieron en aplausos en numerosas ocasiones, reconociendo así su labor con la limpieza de los centros, sin faltar ni un solo día a su trabajo, una de las responsables de la limpieza leyó un manifiesto que comenzó agradeciendo el apoyo recibido de todas las personas que se han sumado durante estos meses a sus reivindicaciones ante su problema laboral.

Un problema que, según ellas mismas manifiestan, se está convirtiendo en una situación insostenible y en el que, a pesar de las circunstancias, están cumpliendo con las obligaciones que figuran en sus contratos laborales, recordando que no han faltado al trabajo ni un solo día desde que comenzó el conflicto.

Aún siendo conscientes de la dificultad burocrática que supone una solución, las limpiadoras quisieron expresar lo que están padeciendo y pidieron a los presentes que se pusieran en su piel y se preguntaron cómo podrían hacer ver al carnicero, al supermercado o al banco que envía los débitos que no tienen dinero para pagar. «Lógicamente no es problema de ellos, por eso el problema grave es el nuestro, y necesitamos una solución pronta que pase por el abono de nuestros salarios atrasados y la normalización de los pagos según se estipula en los contratos», apuntaron.

También señalaron que la mala gestión de una empresa está alterando su vida y la de sus familias y no entienden cómo no hay una solución, al menos obedeciendo a las sanciones que la legislación laboral pueda ejercer en contra de la empresa «que es la parte que ha generado el problema». Explican que existe un incumplimiento de contrato por parte de una empresa que el Ayuntamiento de Cuéllar, por lo que piden a la institución local que «mueva ficha y ejerza ante los tribunales su derecho, exigiendo que se abonen los salarios de las trabajadoras», al mismo tiempo que consideran que al Ayuntamiento también se le están causando daños.