El Norte de Castilla

De viaje por la psicodelia con Stay

Componentes de Stay, aunque durante la gira han cambiado de formación, en una imagen de su perfil de Facebook.
Componentes de Stay, aunque durante la gira han cambiado de formación, en una imagen de su perfil de Facebook. / El Norte
  • El grupo catalán recalan este sábado en la sala Beat Club de Segovia de la mano del ciclo de música independiente Winter Indie City (WIC)

«Todo cuesta demasiado», dicen los componentes del grupo Stay. La banda catalana asume que «nunca hemos encajado muy bien en el panorama musical nacional», afirma en una entrevista concedida a Europa Press el cantante y guitarrista de la banda, Jordi Bel, que añade que para la formación, esa escena patria es «bastante decepcionante y corrompida por la misma industria musical». Si en su carné de indentidad figurara que son de Manchester, otro gallo cantaría.

Estarían compartiendo altares con bandas como Happy Mondays, Inspiral Carpets o Stone Roses, por citar solo algunos iconos de aquel movimiento de finales de los ochenta y principios de los noventa que medicó a la música popular británica con una dosis de mala baba removida con la cuchara de una cromática y envolvente psicodelia llena de 'loops' y giros bailables.

Allí hubieran encajado, al igual que encajan su sonido y su apuesta es en el Winter Indie City. El popular WIC, ciclo intermitente de música independiente, que trae a la sala Beat Club de Segovia el atmosférico espectáculo de los catalanes, que llegan con su último disco bajo el brazo, 'The mean solar times', su «disco más ambicioso». El concierto es este sábado 5 por la noche, a las 22 horas. Este álbum «es en su conjunto un proyecto que se inició a finales de 2013 y esperamos que pueda trascender la vida media de un elepé al uso porque en él nos hemos dejado media vida», añade.

Proyección internacional

«Queríamos hacer un álbum de máximo nivel internacional y que sonara y enganchara como un clásico, a la vez que nos proporcionase una experiencia vital y única. Cómo mínimo en esto ya ha valido la pena», ha agregado el cantante y guitarrista. Y tanto.

Han contado con el productor Owen Morris, quien ha trabajado con grupos como Oasis y The Verve. «Quería captar la esencia de la banda y la frescura, con lo que la mayoría están grabadas todos juntos sin metrónomo», añade Bel. Stay ha podido exprimir el limón de la experimentación con los sonidos, sintetizadores, teclados y voces. Se nota en una colección de composiciones que se retuercen en un compás hipnótico que a veces mece y otras remueve, a partes iguales.

Como sus directos, que viajan del paisaje psicodélico a la convulsión a través de la importancia que conceden a la melodía. Stay han elevado a la enésima potencia su gusto por la plasticidad psicodélica al más puro estilo de enormes nombres del pop británico contemporáneo como The Charlatans, Kula Shaker o Ride. Así que no es de extrañar que en abril o mayo del año que viene el grupo tenga ya reservada en su agenda la edición con el sello británico Fruits de Mer Records de un sencillo extraído de 'The mean solar times' en formato de vinilo 7, junto con un par de versiones, posiblemente de The Kinks, Buffalo Springfield o Bee Gees. También va a incluir una remezcla de un tema del disco realizada por el productor neoyorquino Claudius Mittendorfer, quien ha trabajado con grupos como Weezer y Temples.

Influencias

Las influencias, confiesa Bel, son la música de los 60, tanto inglesa como americana, y las escenas ‘britpop’ y Manchester de los años 90, toda la escudería Creation Records, The Byrds, las recopilaciones Nuggets, la escena ‘neo-country’ de Austin, así como la neo-psicodelia de los Brian Jonestown Massacre, entre otras.

El grupo, que tenido que superar algún cambio en la alineación en plena gira, afirma que vive por la música. «Es nuestro modo de expresarnos y con lo que nos lo pasamos mejor», apunta, para definir su directo como «un equilibrio entre melodías, contundencia, teclados hipnóticos, pasajes psicodélicos y alguna que otra versión».