El Norte de Castilla

El primer ‘medieval zombi’ de Cuéllar atrae a unos 350 participantes

fotogalería

La villa se llenó de muertos vivientes. El Norte

  • El castillo y su entorno fueron escenario del juego de rol en vivo promovido por Turismo, que ha tenido una gran acogida

Dos centenares de nobles se enfrentaron, en la noche del pasado sábado, a un batallón de zombis y una docena de pruebas en la ‘Medieval zombi. Plaga negra’, una iniciativa desarrollada por primera vez en la localidad y que contó con una gran acogida. Además de los participantes, alrededor de 350, fueron muchos los vecinos que se acercaron hasta el entorno del castillo, donde se celebraban las pruebas, para ver las caracterizaciones de los concursantes y los zombis. La iniciativa, un juego de rol en vivo, planteaba a los jugadores un juego en el que la reina les había hecho llegar una carta como nobles del reino, solicitando su ayuda. La terrorífica noche arrancó poco después de las 23:00 horas en la puerta del castillo. Entre gritos, varias damas anunciaron la llegada de decenas de zombis. Tras acceder al castillo, los jugadores, expectantes ante lo que ocurriría después, se encontraron con el rey, que puso a su disposición a todos sus criados, si bien estos también se habían convertido en zombis.

Comenzaba entonces un juego con una docena de misiones en el que los participantes recorrieron distintos espacios de la villa medieval, el castillo y su liza, sus cocinas o el torreón de la memoria, la muralla, los entornos de las iglesias de San Martín y San Esteban, en los que se encontrarían distintos personajes que les ayudaron a ir pasando las pruebas necesarias para conseguir ayudar a la reina. El sepulturero, el monstruo y la dama, el ama de llaves, la cocinera, el herrero y su esposa, un amnésico o las brujas del bosque negro fueron algunos de los miembros de una historia, en la que cientos de participantes se zambulleron en una recreación medieval nocturna llena de diversión y algún que otro peligro.

Pero para ayudar a los nobles participantes, además de miembros de la organización, se encontraba el sabio Camilo, que habitaba en una de las localizaciones y que tuvo que trabajar duro durante las más de cuatro horas de duración de la iniciativa, indicando a los jugadores algunas pistas para conseguir superar sus misiones, que se complicaban con las decenas de zombis esparcidos por toda la villa medieval. En cuanto a los zombis, los había marcados con un lazo rojo, que eran los no muertos comunes, más o menos lentos y fáciles de esquivar. Sin embargo, los marcados con lazo amarillo eran no muertos malditos, mucho más rápidos y peligrosos, lo que complicaba el desarrollo del juego. Pero los nobles también contaban con algún beneficio, como una pócima que les protegía de los muertos vivientes durante la primera hora de juego. A partir de ese momento, si un zombi les tocaba no había problema, pero si les atrapaba estaban muertos. Pero el juego no terminaba aquí, pues a los jugadores se les ofrecía la posibilidad de pasar por la sala de caracterización y continuar la noche como zombis, complicando así las posibilidades de los que antes eran sus compañeros y contrincantes.

La noche del sábado previa a Halloween estuvo cargada de sustos y diversión. Las actividades continuarán esta tarde, en este caso con un pasaje del terror que se instalará en el interior de San Francisco, desde las 21:00 horas. El precio de acceso es de dos euros y está indicado a partir de seis años. Además, los niños de 6 a 9 años deberán ir acompañados de un adulto.