El Norte de Castilla

Lo que Rajoy tiene pendiente con Segovia

Lo que Rajoy tiene pendiente con Segovia
/ Antonio de Torre
  • El Espinar y San Rafael esperan que el nuevo Gobierno impulse la variante de la N-VI y Segovia capital la rehabilitación del Cervantes

El año de incertidumbre parece haber terminado y llega el momento de cumplir los compromisos. El ya inminente nuevo Gobierno de España tiene encargadas desde hace más de un año las tareas por hacer en la provincia de Segovia. Tendrá cuatro por delante, si se cumplen los deseos de Mariano Rajoy de terminar la legislatura, y deberá contar con unos Presupuestos Generales del Estado que permitan realizar los proyectos pendientes o ya en ejecución. Este año han empezado las obras de dos de los proyectos más esperados por Segovia capital, los del Palacio de Justicia y del desdoblamiento de la SG-20, pues el Ejecutivo compensó la caída de la inversión en la provincia con la inclusión en el presupuesto de las partidas necesarias para acometer las dos obras. Pero para los de la provincia no hubo casi nada más. La variante de San Rafael de la carretera N-VI sigue a la espera, y en la ciudad va a cumplir cinco años la (última) paralización del proyecto para rehabilitar el teatro Cervantes.

Son las dos cuestiones pendientes que Segovia espera que aborde el nuevo Gobierno, aunque la apertura de la nueva Biblioteca Pública del Estado en el barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra, un edificio que ha costado casi 13,6 millones de euros, incluido el equipamiento por valor de 1,16 millones que ha financiado de forma íntegra el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte. De hecho, en la campaña electoral del 26-J el nuevo edificio de Justicia y la conversión de la SG-20 en autovía fueron las dos propuestas que mencionaron los populares segovianos.

Carreteras: Continuas retenciones en el norte del Puerto de León

Sin duda, el proyecto para eliminar el tráfico pesado que circula por la travesía de San Rafael de la carretera de La Coruña, N-VI, es una prioridad para el municipio de El Espinar, y también para evitar que los fines de semana este largo tramo recto sea una enorme retención de vehículos en los dos sentidos de la marcha. Ayer mismo, al comienzo del puente de Todos los Santos, la travesía quedó casi colapsada a primera hora de la mañana. El Ayuntamiento de El Espinar, con la corporación actual bajo el mandato de la alcaldesa socialista Alicia Palomo y con las dos anteriores (las que regían el popular Francisco Jorge y antes el socialista David Rubio) viene demandando una solución desde hace once años, pero los anteriores presupuestos del Estado apenas han dotado al posible proyecto de las partidas necesarias para hacer los estudios previos.

En septiembre de 2010 fue publicado el estudio informativo de la futura variante de San Rafael, con la correspondiente declaración de impacto medioambiental; la previsión de presupuesto global de la obra era de 42,4 millones de euros para construir una carretera de 10,3 kilómetros. En 2012 se consignaron en los PGE 23.190 euros; 5.000 euros en 2014 y la misma cantidad para 2015, y nada para 2016. Mientras, la densidad de tráfico que soporta la travesía de la N-VI ha crecido un 35% desde 2005; el Ministerio de Fomento confirmó que hace diez años la media era de 7.671 vehículos diarios y que en 2014 ya se contabilizaron 11.821. El compromiso que esperan los espinariegos del nuevo Gobierno es que, de una vez, los presupuestos del Estado doten el proyecto de la variante con una partida suficiente al menos para la redacción del proyecto, además de una programación plurianual para las obras.

Una obra dos veces frustrada: Un Cervantes multiusos

En Segovia capital el proyecto demandado es el del teatro Cervantes, guardado en un cajón desde noviembre de 2011 cuando estaba anunciada la licitación de las obras por el Gobierno de Rodríguez Zapatero. El presupuesto era de algo más de 8,5 millones de euros, de acuerdo con el proyecto realizado por la unión temporal de empresas Javier Fuster Arquitectos, SLP Héctor Miguel León-Rosa Muñoz por encargo del Ministerio de Fomento, que ya fue aprobado por el Ayuntamiento de Segovia y la Junta de Castilla y León, con un plazo de ejecución previsto de 42 meses. El Ayuntamiento retiró este mismo año las cerchas de la estructura superior, que motivaron la paralización de las obras hace diez años por la Junta de Castilla y León. Quitar las cercahas costó 60.000 euros que pagó el Ayuntamiento, tras resistirse con el argumento de que estaba incluido en el presupuesto estatal, pero aquellos fondos previstos en el último gobierno de Rodríguez Zapatero ya no existen y no hay visos de que vayan a dotarse en los próximos presupuestos. La estructura del teatro, mientras, sigue a la espera de rehabilitación, como espera el Ayuntamiento para que la ciudad tenga un edificio multiusos que permitiría desarrollar actividades culturales y congresos y convenciones.

Dos presas sin crecimiento: El Tejo y Puente Alta, fuera de la planificación

En El Espinar está también el objeto de otra de las reivindicaciones de la provincia, el recrecimiento de la presa de El Tejo, proyecto paralelo al propuesto para recrecer la de Puente Alta (en Revenga); fueron demandados en la última campaña electoral por los socialistas, que insistieron en el teatro Cervantes y en la necesidad de acometer estas infraestructuras del ciclo hidráulico, como como garantía del abastecimiento de agua de Segovia y su alfoz y de los núcleos situados junto a la carretera de San Rafael (N-603)hasta El Espinar. La Confederación Hidrográfica del Duero, sin embargo, descarta recrecer la presa de El Tejo porque la declaración de impacto ambiental de la propuesta presentada fue negativa y, por otro lado, en el Plan Hidrológico ha optado por construir una presa en el Ciguiñuela (40 millones) en lugar de recrecer Puente Alta (18 millones).

Obras en march

Obras en marcha: el Palacio de Justicia y la doble vía SG-20

Cuando fue aprobado el presupuesto estatal para 2016 el Gobierno sostuvo que «asientan la recuperación económica». Faltaban pocas semanas para las elecciones del 20 de diciembre y los grupos de la oposición, en especial el PSOE, advirtieron un cariz «electoralista» en los números que presentó el Ejecutivo. El montante total para la provincia era de 43,24 millones de euros, con un descenso de más del 17% respecto a las cuentas de 2015. Pero sí, comenzaron este mes las obras del futuro Palacio de Justicia en la parcela situada junto al parque de bomberos, con una primera fase de 13,3 millones de euros y 55 meses de ejecución; y también las voladuras de los primeros desmontes para que la variante SG-20 sea una autovía, una obra que se ejecutará en dos tramos y que este año está dotada con 2,48 millones de euros. También ha sido adjudicada a finales de agosto la restauración de las cubiertas del monasterio de Santa María de El Parral, que se llevará a cabo en 16 meses, entre 2016 y 2018, con un coste de algo más de un millón de euros para intervenir en 6.400 metros cuadrados de los tejados.

Contra la despoblación rural

Para los grupos de la oposición nada será suficiente. Ya a finales de 2015, los socialistas segovianos echaron de menos en los planes del Ejecutivo un plan de reindustrialización para la provincia (que también demandan a la Junta de Castilla y León) con el que creen que se podría dar respuesta a la creciente despoblación del medio rural (que sitúa a Segovia a 15 años vista con una proyección del censo semejante al del siglo XIX), favorecida por la falta de industrias y de ayudas a las empresas, el desempleo o la ausencia de condiciones para reactivar el tejido económico provincial.