El Norte de Castilla

Los segovianos celebran la fiesta de San Frutos en la Catedral y la Plaza Mayor

vídeo

Alfonso Frechel dirige la orquesta y el coro en la interpretación del 'Villancico a San Frutos' en la Catedral. / Antonio de Torre

  • La festividad del patrón de Segovia atrae al público a la interpretación del villancico y a los nombramientos mientras el resto de la ciudad se queda vacío

El «¡Viva San Frutos!» que pidió Rafael Cantalejo sonó fuerte al final del Romance. Lo pronunciaron a coro los dos centenares de personas que escucharon la lectura junto al quiosco de música de la Plaza Mayor, pero es obvio que no se oyó «en las Hoces del Duratón y en El Corte Inglés», como pidió el responsable del Archivo Municipal y director de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce. Este año no ha podido «escaquearse»; el archivero aceptó la reiterada propuesta de que lo leyera que le hizo la Venerable Cofradía del Paso de la Hoja, y no podía negarse más porque San Frutos lo tiene junto a su nombre, es su segundo apellido.

Fotos

  • Segovia disfruta del día del patrón (1/2)

  • Segovia disfruta del día del patrón (2/2)

La fiesta del patrón de la ciudad, una de las 'más segovianas', fue este martes menos concurrida que la del año pasado, cuando coincidió con el fin de semana y reunió en la plaza a segovianos, madrileños y turistas. Las calles despejadas, mucho más tranquilas que cualquier festivo, corroboraron que era día de descanso y, para muchos, de viaje a las capitales cercanas, a Madrid y Valladolid de compras, como viene sucediendo desde hace años cuando el día de San Frutos se celebra en un día de la semana laborable en otros lugares.

Aún así, varios centenares de personas acudieron a mediodía a la Catedral para escuchar el 'Villancico a San Frutos', obra barroca compuesta por Antonio Hidalgo en 1874 y dirigida de nuevo, por petición expresa del Cabildo, por Alfonso Frechel, quien la dirigió otras veinticuatro veces durante su etapa como canónigo prefecto de música.

La interpretación del villancico, que es una pequeña cantata , contó con Víctor Pastor, de 16 años, como solista y con las decenas de voces que forman el coro popular y congregó al público en el trascoro del templo, donde tuvieron su lugar de privilegio para escucharlo las autoridades locales y religiosas, junto al obispo César Franco. Dieciocho minutos después, el prelado presidió la misa en honor del patrón en el altar mayor de la Catedral.

La jornada continuó pasadas las 13:30. La Banda de Música de la Unión Musical Segoviana, dirigida por Francisco Cabanillas, llevaba ya casi treinta minutos deleitando al público («hay menos gente que otros años», decía una mujer de cierta edad) con un concierto que inició con la 'Jota comunera'.

Después, la periodista Yolanda Fernández, del Gabinete de la Alcaldía, leyó el acta del acuerdo de la Venerable Compañía del Paso de la Hoja que decidió el nombramiento de la Amiga de San Frutos del año 2016, Teresa Tardío Dovao, «por cumplir con los principios de sencillez, honradez, generosidad y amor en el mundo de las artes y la cultura», además de la encomienda de la lectura del 'Romance de San Frutos' a Rafael Cantalejo San Frutos, que como Teresa Tardío recogió la estatuilla del patrón que le entregó la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero.

Este acto oficial de la celebración de San Frutos tuvo este año un momento emotivo y especial, pues la Cofradía del Paso de la Hoja también decidió dedicar un homenaje a Félix París, «uno de los recuperadores y más fieles intérpretes del 'Villancico a San Frutos'» durante muchos años. La viuda y sus hijas y nietos recibieron el retrato del fotógrafo y violinista, realizado por el pintor José Luis López Saura.

La interpretación del 'Himno a Segovia' por la Banda de Música de la Unión Musical Segoviana puso el broche a esta fiesta del patrón de Segovia en la Plaza Mayor, con las terrazas y bares a rebosar de segovianos disfrutando del aperitivo en un final de la mañana de temperatura agradable, nublada y sin lluvia.