El Norte de Castilla

María vuelve a sonar

Mariano Gómez de Caso y María Jesús Arimany de Pablos, familiar de María de Pablos.
Mariano Gómez de Caso y María Jesús Arimany de Pablos, familiar de María de Pablos. / A. de Torre
  • Un concierto recupera la música de María de Pablos Cerezo, compositora segoviana cuya memoria ha rescatado Mariano Gómez de Caso

«Tenía tantas ganas de comprobar cómo era su música... Me ha encantado». Mariano Gómez de Caso (Segovia, 1926) estaba emocionado. El público llenó la sala de San Juan de los Caballeros para oír, por primera vez, las notas musicales que la compositora segoviana María de Pablos Cerezo (1904-1990) compuso hace muchos años, durante el primer tercio del siglo XX. A Gómez de Caso se debe la rehabilitación de la memoria de un «genio malogrado», como el propio investigador se encargó de subrayar durante la presentación del concierto homenaje a María de Pablos, a la que el Ayuntamiento de Segovia dedicó, hace escasos meses, la antigua calle Sargento Provisional.

El concierto ‘Siete canciones’ contó con los intérpretes Blanca Gómez (soprano), Miguel Bernal (tenor), Vanesa Martí (violín), Elia Lorenzo (cello) y Puerto González (piano), que hicieron la delicias del público con dos canciones para tenor y piano: ‘Soldado’, sobre un poema de Enrique Díez Canedo, y ‘De los tormentos del amor’, poesía del siglo XVIII; cuatro canciones para soprano y piano, sobre poemas de Antonio Machado: ‘La noria’, ‘El cadalso’, ‘Verdes jardinillos’ y ‘Yo voy soñando caminos’; y ‘Faunos’ (dúo para tiple y tenor, con acompañamiento de violín, cello y piano), también sobre un poema de Enrique Díez Canedo.

Antes del comienzo del concierto, Mariano Gómez de Caso, que estuvo acompañado por la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, la concejala de Cultura, Marifé Santiago, y varios familiares de María de Pablos, esbozó unos apuntes biográficos de la compositora, intervención que sirvió para presentar, de manera oficial, el libro ‘María de Pablos Cerezo. Compositora musical segoviana’, del cual es autor.

María de Pablos fue una pianista y compositora segoviana que destacó en los años previos a la Guerra Civil y vio su carrera truncada debido a una enfermedad. «En diciembre de 1934, con treinta años, compuso la que se supone su última obra, ‘La cabrerilla’, para cuatro voces mixtas, basada en un madrigal popular, pero pocos meses después, una dolencia cerebral nos arrebató a un genio para la interpretación, la composición y la dirección musical que tuvo que luchar para abrirse camino, más si cabe por el simple hecho de ser mujer», recordó Gómez de Caso.

Madrid, Roma, París

La compositora nació en Segovia el 8 de noviembre de 1904. Tras los estudios básicos, y después de vencer las reticencias de sus progenitores, aprendió música en el Conservatorio de Madrid, donde el 1 el julio de 1927 obtuvo el primer premio de composición musical. Un año después, concurrió a las oposiciones para conseguir una beca en la Academia Española de Roma, con el fin de ampliar su formación. La segoviana tomó posesión de su plaza el 1 de octubre de 1928, pero de inmediato surgieron complicaciones por su condición femenina. Solo el hecho de tener que salir de España y viajar a Roma ya supuso para ella todo un desafío. De Roma marchó María de Pablos a París, donde recibió, durante dos años, las enseñanzas de Paul Dukas y Nadia Boulanger, considerada la mejor pedagoga musical de todos los tiempos. Durante las vacaciones navideñas de 1929 regresó a Segovia con la ilusión de poder ofrecer a los paisanos el estreno de sus ‘Siete canciones’, que había compuesto durante su estancia en Roma.