El Norte de Castilla

Concurso de salto llevado a cabo en el Centro Ecuestre de Castilla y León.
Concurso de salto llevado a cabo en el Centro Ecuestre de Castilla y León. / Antonio de Torre

Un empresario de Murcia gestionará el Centro Ecuestre de Castilla y León

  • La oferta fue presentada bajo el nombre de la empresa Andrea Martínez SL, que es la hija del industrial y marca comercial de la empresa AM Tuna, dedicada a la comercialización de pescado

La apertura de las ofertas presentadas para explotar en los próximos dos años el Centro Ecuestre de Castilla y León ha desvelado la propuesta que ha logrado la mayor puntuación, por tanto, la que posiblemente, si nada se tuerce, será la que gestione las instalaciones segovianas. El ganador provisional del concurso de concurrencia pública que convocó la Consejería de Agricultura y ganadería es un empresario de Murcia. Su nombre, Jesús Martínez Zapata.

Ahora queda por resolver que la oferta cumple con la entrega de la documentación requerida en este punto del proceso y de los avales para asegurar la adjudicación. Otra opción que podría echar al traste la concesión sería la renuncia, extremo que se descarta.

Martínez Zapata posee una empresa dedicada al procesado y comercialización de pescado. AM Tuna se anuncia en Internet como 'la lonja en su casa'. Sin embargo, el industrial murciano guarda una estrecha vinculación con la actividad ecuestre. La afición al caballo, y sobre todo a la modalidad de doma, le viene de su hija Andrea Martínez, amazona de 13 años. Según medios especializados, el empresario apostó por ello hace cinco años y puso en marcha en la localidad murciana de San Javier un pequeño centro ecuestre e el que se imparten clases y se realizan operaciones de compra y venta de caballos, entre otras actuaciones.

Precisamente, la propuesta con la que el industrial concurrió al concurso convocado por la Consejería de Agricultura y Ganadería fue presentada por la sociedad limitada Andrea Martínez SL, que es la marca comercial de empresa AM Tuna dedicada al procesado y venta de pescado. Entre el equipo con el que cuenta Jesús Martínez Zapata hay algún nombre ya conocido en el Centro Ecuestre de Castilla y León, como el de Víctor Sastre, quien ya se unió a la nueva etapa de la entidad después de que la Administración autonómica decidiera sacar a concurso la explotación de las instalaciones segovianas.

Asimismo, el proyecto del empresario murciano dispone de la experiencia del juez de doma clásica y morfología Jorge Conde, quien ya ha planteado y esbozado una agenda de eventos encuadrados en la modalidad de la doma clásica para el año que viene, como revelan medios expertos en la actualidad del mundo del caballo.

Autofinanciación

Cabe recordar que la Junta de Castilla y León quiso dar un vuelta de tuerca a la administración del Centro Ecuestre de Castilla y León y apostar de manera por la autogestión. De hecho, en el pliego de condiciones desaparecen las ayudas oficiales que hasta este año ha venido concediendo la Consejería de Agricultura y Ganadería, y que permitió a la Real Federación Hípica de Castilla y León elaborar un calendario de concursos y actividades que elevó el centro hasta el altar de las referencias nacionales e incluso internacionales en esta disciplina.

A finales de julio se abrió el plazo para la presentación de ofertas para hacerse con la explotación del Centro Ecuestre de Castilla y León. El cambio de modelo hacia la autofinanciación vino provocado, entre otras cuestiones, por el convencimiento de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la rentabilidad que entrañan la dinámica y el prestigio del espacio situado en la Escuela de Capacitación Agraria. De hecho, 70 de los 100 puntos en los criterios de evaluación corresponden a esa capacidad de generación de riqueza que repercuta en la ciudad y en la provincia. Sin olvidar la responsabilidad social y la implicación del sector de la ganadería.

De no surgir ninguna contrariedad, Jesús Martínez Zapata tiene dos años por delante para demostrar la eficacia y eficiencia del nuevo sistema por el que se decantó la Administración castellana y leonesa. El canon establecido es de 15.000 euros anuales.