Restos de la necrópolis de la Torre de San Andrés.
Restos de la necrópolis de la Torre de San Andrés. / El Norte

Los arqueólogos encuentran una necrópolis bajo la Torre de San Andrés

  • Los especialistas han desarrollado una investigación profunda para conocer con detalle la construcción

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Junta de Castilla y León realizó, durante la segunda quincena del mes de septiembre, una intervención arqueológica en la Torre de San Andrés de Sepúlveda encaminada a un mayor conocimiento científico del bien, así como a su protección y conservación.

Los trabajos, cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y dirigidos por la arqueóloga Amparo Martín, consistieron en una investigación profunda de la edificación para la obtención de la información necesaria sobre sus características arquitectónicas y funcionales, sus fases constructivas y posibles reutilizaciones, y sus relaciones con las edificaciones colindantes. Además, se ha realizado el estudio de sus referencias arqueológicas a través de la investigación de las secuencias estratigráficas en el interior y en el exterior y su vinculación con los elementos arquitectónicos conservados.

Para llevar a cabo esta intervención se ha realizado la apertura de tres áreas de excavación: una en el interior de la construcción, para el estudio de posibles restos de la distribución original, niveles de utilización, acceso al edificio primitivo y análisis de los elementos constructivos y su posible funcionalidad; otra en el exterior, junto al teórico acceso en el muro sur, para el estudio del arco semienterrado y el análisis de relaciones entre las distintas fábricas a nivel de cimentaciones y rasantes originales; y otra más en el exterior, adosada al muro norte, donde se intuyen otras estructuras constructivas que pueden estar relacionadas con la torre.

Los resultados de la excavación han puesto de manifiesto en el interior una necrópolis en fosas talladas en la roca, un antiguo acceso en el muro occidental y restos de una escalera hacia los pisos superiores. En el exterior se han documentado muros de sillares de apariencia románica, un enlosado y un pasillo que comunica con una pequeña poterna en el muro meridional de acceso a la torre.

La Torre de San Andrés se sitúa en el extremo suroccidental del casco urbano, en una ladera pronunciada, con dominio visual del puente del río Castilla y de la puerta de Duruelo. En la actualidad el edificio tiene adosadas construcciones que lo enmascaran entre el caserío de este barrio de Sepúlveda. Documentalmente se relaciona con la iglesia de San Andrés, citada como parroquia desde el siglo XIII, aunque parece más una torre defensiva o de vigilancia. Se trata de una construcción de gran altura, planta cuadrada y anchos muros construidos con una fábrica poco común denominada mampostería encintada, con uso combinado de ladrillo y piedra, una doble hilada de ladrillos alternada con una fila de calizas enmarcadas en ladrillos verticales. Cuenta con cubierta a un agua y tres pisos, cada uno con balcón en la fachada meridional, elementos que no corresponden a la construcción original.

Las características formales y técnicas del edificio hacen posible su identificación con una construcción de época islámica de carácter militar, sin descartar un posible uso religioso, como es habitual en muchas construcciones de esta época. Las referencias históricas y arqueológicas disponibles permiten situar su fecha entre el siglo X y la primera mitad del XI, en época califal.