«Fui el primer jesuita ordenado en Vietnam»

El padre Felipe Gómez.
El padre Felipe Gómez. / A. de Torre
  • El padre Felipe Gómez cuenta sus vivencias como misionero

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El padre Felipe Gómez, misionero jesuita, es natural de Fuentipiñel y viajó a Vietnam con 25 años cuando todavía era un escolar, estudiante de Teología y Filosofía. Se ordenó sacerdote en la ciudad de Saigon. «Me convertí en el primer jesuita ordenado en Vietnam», destaca el misionero, quien cuenta una anécdota de su primera misa: «Mis padres, de alguna forma, querían estar presentes en ella, puesto que era la primera que daba, pero era imposible que viajaran desde Fuentipiñel hasta Vietnam, por lo que a mi madre se le ocurrió la idea de mandarme harina hecha por ella para hacer las ostias sagradas. Mi padre, por su parte, vendimió unos racimos de uva y me envió unas botellas de vino. Así, mi primera misa la di con el pan de mi madre y el vino de mi padre». En 1975, «cuando los comunistas invadieron Saigón», tuvo que salir del país. «Nos echaron de allí, pero he de decir que fue de muy buenas formas, haciéndome escribir una carta pidiendo permiso para ver a mi madre».

En la década de los ochenta, trabajó en Filipinas, donde también ejerció enseñando Teología. Mantuvo la relación con el pueblo vietnamita, porque «llegaban muchos refugiados de Vietnam por mar pidiendo ayuda a Filipinas. Entre los dos países hay 2.000 kilómetros, y llegaban en barcas pequeñas, en muy malas condiciones. De hecho, para subsistir, en algunos casos se comían a los muertos, son experiencias raras pero que me han sucedido y no hace tanto tiempo», comenta el padre Felipe.