El Norte de Castilla

«Hemos llegado a operar con la luz de un candil»

Josefina Medina, hermana de la Caridad.
Josefina Medina, hermana de la Caridad. / A. de Torre
  • La religiosa segoviana Josefina Medina pasó gran parte de su etapa misionera en África

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La hermana Josefina Medina es enfermera. Nació en Vitigudino (Salamanca). Hija de la Caridad, ha sido misionera en distintos puntos del planeta. Actualmente reside en Segovia y trabaja en la parroquia de la Resurrección, en Nueva Segovia. El primer país al que le destinaron fue la India, pero por problemas con el visado no pudo entrar. Por aquel entonces había mucha necesidad en África Central, en el Zaire. «No tuve problemas en irme, pero me pedían Medicina Tropical, por lo que tuve que cursarlo antes de irme. Una vez allí, me encontré con una médica segoviana, Sor María Teresa García. Para poder operar hemos pasado muchas vivencias, no teníamos casi camas, tuvimos que operar con una luz de candil, esterilizar con planchas de carbono antiguas, cosas que parece que fueron hace mucho tiempo, pero que yo he vivido», cuenta. En muchos casos ejerció de matrona. «Me sorprendió mucho la actitud de las mujeres, nada más dar a luz se querían ir ya a casa sin ningún tipo de reposo».