El Norte de Castilla

«Falta apoyo a las familias para atender a las personas sordas»

Azucena Prieto muestra el cartel del programa.
Azucena Prieto muestra el cartel del programa. / Antonio de Torre
  • La agrupación regional acerca a Segovia su programa para facilitar la incorporación al mundo laboral

La Federación de Personas Sordas de Castilla y León quiere acercar sus servicios a Segovia, una provincia donde todavía no existe asociación. Azucena Prieto, orientadora sociolaboral, está al frente del programa para la inserción sociolaboral de personas con discapacidad auditiva.

–¿Qué funciones tiene la federación en Segovia?

–Al no tener una asociación aquí en Segovia, la sede está en Valladolid. La federación lleva ya años ofreciendo ayuda a las personas con discapacidad auditiva por toda la región. Segovia no tiene un lugar de referencia, por lo que se está intentando en la actualidad llegar a las personas sordas de la ciudad y provincia. Nuestra finalidad es saber qué número de usuarios puede haber que se puedan beneficiar de los recursos que ofrece la federación. Para ello se ha creado el Programa de Itinerarios Personalizados de Inserción Sociolaboral para Personas con Discapacidad, que está financiado por el Fondo Social Europeo y por la Gerencia de Servicios Sociales, aparte de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León. Con este programa se atiende a cualquier persona con discapacidad, prioritariamente los que tengan discapacidad auditiva, puesto que hay recursos específicos para ellos. Se atiende a personas que estén trabajando, o en desempleo, siempre en edad laboral. Estos destinatarios reciben asesoramiento y orientación laboral, se realiza intermediación laboral con las empresas, se gestiona la bolsa de empleo y las ofertas que puedan llegarnos las mandamos a los usuarios en función de los perfiles profesionales que tengan. Si se consiguen la contratación, se realiza un apoyo para el mantenimiento del puesto de trabajo, no se les abandona. También se ofrece gratuitamente un intérprete de lenguaje de signos a las empresas para así romper las barreras de comunicación y facilitarles el trabajo. Dentro del programa también hay charlas de sensibilización sobre la comunidad sorda para explicar cómo puede ser la comunicación con ellas. Estas charlas son para todo el que lo solicite, ya sean instituciones o empresas, que contarán también con cursos de lenguaje con signos ‘on line’. En función de las demandas que lleguen, el programa se irá modificando.

–¿Cuántas personas con discapacidad auditiva hay en Segovia?

–Según un borrador que nos han enviado desde la gerencia, habrá unas 400 personas con discapacidad auditiva de todas las franjas de edad. A mí me gustaría que familiares de gente con discapacidad auditiva también se acerquen, primero por si necesitan algo, cualquier cosa en la que podamos ayudarles, y luego para que nos conozcan, que sepan que estamos aquí.

–¿El programa ya se ha puesto en marcha?

–Sí, empezó en septiembre. El Ayuntamiento nos ha cedido un local, abierto de lunes a viernes en el centro cívico de San Lorenzo, en la calle Anselmo Carretero número 15, y de momento yo soy la única persona encargada. Todo el interesado que quiera inscribirse en el programa o tenga alguna duda puede escribir un correo electrónico a empleo.segovia@fapscl.org o bien llamar al teléfono 618 110 721. Este programa está todavía en prueba y podrán inscribirse hasta diciembre. Si sale bien, está previsto que dure hasta 2020.

–¿Qué clase de barreras existen en una ciudad como Segovia?

–Tanto en Segovia como en cualquier otro lugar las principales barreras no son físicas, son más que nada barreras de comunicación. A esta discapacidad se la llama ‘discapacidad invisible’, puesto que a simple vista no se reconoce a alguien que sufra esta discapacidad, se les ve como al resto. Algunas personas se echan para atrás por el simple motivo de que no saben cómo van a reaccionar ante ellas, para ello están las diferentes charlas de sensibilización. Además, estas barreras dependen mucho del grado de audición de cada persona.

–¿Quedan muchas necesidades por cubrir por parte de las instituciones públicas?

–Probablemente, deberían facilitar aún más la figura del intérprete del lenguaje de signos, puesto que las personas con discapacidad pierden mucho sin una buena vía de transmisión. Faltaría apoyo a las familias para atender a estas personas y, sobre todo, en mejorar el trato hacia ellas. Deberían incidir, también en el ámbito educativo para así mejorar el acceso a su formación, que influye de lleno en su vida laboral.

–¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en la ayuda a estas personas?

–Las tecnologías han ayudado bastante en el apoyo a esta discapacidad, sobre todo en el apoyo de la información, en el hecho comunicativo como con la creación de videollamadas donde se pueden comunicar a través de signos.

–¿Cuántos profesionales de la federación trabajan en Segovia?

–De momento estoy yo sola, pero a medida que se vaya apuntando la gente al programa la plantilla irá aumentando seguramente.

–¿Cuántas asociaciones están integradas dentro de la Federación de Castilla y León?

–Son once, hay en todas las provincias de la región menos en Segovia y Soria. Lo que pasa es que en las provincias de Burgos y León se duplican y en Valladolid hay tres. Seguramente si la demanda es fuerte y se necesita, se pueda crear una asociación en Segovia.