El Norte de Castilla

El verano hace mella en las operaciones que superan los seis meses de retraso

El verano hace mella en las operaciones que superan los seis meses de retraso
  • Entre julio y septiembre, la cifra de pacientes que acumulan más de 180 días de espera se ha cuadruplicado con respecto al trimestre anterior

Los habituales temores que se anticipan a cada temporada estival se han vuelto a cumplir. Cada verano los sindicatos y entidades profesionales advierten del descenso de la actividad quirúrgica, fruto de los descansos y vacaciones del personal y de la falta de sustituciones. La crítica no es nueva, pero los resultados al final de la temporada se repiten. Las estadísticas de la Consejería de Sanidad ponen de manifiesto que los quirófanos del Hospital General de Segovia operan menos cuando el calendario se asienta en los calores del estío vacacional.

Traducido a números. Si el segundo trimestre del año en curso cerró con 29 casos en cartera que acumulaban más de 180 días de demora, a fecha de 30 de septiembre esa relación de intervenciones pendientes creció hasta los 114 casos cuando el nivel de prioridad establece que las patologías permiten la demora en el tratamiento porque la afección no produce secuelas importantes.

Por otro lado, la cara de la moneda es que ningún caso de los catalogados como urgentes superó en el tercer trimestre del ejercicio el tope de espera definido por el protocolo de la Consejería de Sanidad.

Prioridades cubiertas

Es decir, que los 26 pacientes que requerían una operación más inminente tardaron en pasar por quirófano una media de diez días. Y en ese mismo periodo de tiempo, las 106 operaciones incluidas en el segundo nivel de prioridad se atendieron antes de alcanzar el límite recomendado por Sacyl de los tres meses. La demora media en estos casos fue de 22 días, una de las más bajas de la comunidad autónoma. Solo el complejo de Soria fue más raudo.

La preocupación manifestada por la Federación de Servicios Públicos de Unión General de Trabajadores (FSP-UGT), a través de su secretario provincial en Segovia, Miguel Ángel Mateo, se centra en las 114 intervenciones en las que el retraso se alarga ya por encima del medio año. Solo suponen el 8% de las operaciones que el triaje de Sacyl sitúa en el tercer nivel de prioridad y cuyo tope recomendado de demora está fijado en 180 días. Pero la mala noticia, según se lamenta el sindicato, es que de un trimestre a otro esa relación de pacientes se ha multiplicado por cuatro, lo que demuestra al mismo tiempo que la falta de sustituciones en verano afecta a la actividad quirúrgica.

Si el espejo retrovisor de la comparación se remonta más atrás en el tiempo y se superan los trimestres hasta llegar a la comparativa interanual, el Hospital General de Segovia poco a poco va haciendo los deberes. Así se extrae de las estadísticas publicadas por Sacyl, a través del Portal de Salud de Castilla y León. Hace un año, eran 203 los pacientes que acumulaban un retraso superior a los 180 días. Doce meses después, y también una vez transcurrida la temporada estival, esa cifra se ha quedado en 114.

Traumatología y ginecología

Vista la evolución experimentada en las distintas especialidades, esa mejoría en la dinámica quirúrgica viene motivada por la reducción de las operaciones pendientes en el servicio que ha venido siendo el más conflictivo: traumatología. En el último año, los esfuerzos profesionales han dado sus frutos y han logrado rebajar la demora media para entrar en quirófano de 122 a 101 días.

Es un dato que ha de invitar al optimismo, aunque UGT avise del cuello de botella que persiste en esta especialidad cuando se trata de pasar de la consulta a la mesa de operaciones. Cabe recordar el lastre que ha representado en los últimos tiempos el déficit de especialistas traumatólogos, como reconocían la propia dirección del Hospital General y el Colegio Oficial de Médicos.

Empuñando el argumento de los datos facilitados por el Portal de Salud, el sindicato vuelve a meter el dedo en la llaga de la temporada estival y de la ralentización que sufre la actividad asistencial por la ausencia de sustituciones. Mateo concreta esta reiterada queja en que, a finales de junio, la tardanza media para acceder al quirófano procedente de Traumatología era de 89 días, mientras que al cierre de este pasado septiembre esa dilación había subido hasta las 101 jornadas.

Unión General de Trabajadores en Segovia también pone el foco de atención en la especialidad de Ginecología. Su portavoz pone de manifiesto cómo durante los tres meses de verano la espera media en este servicio ha aumentado 24 días, pasando de 74 a 98.

UGT insta a los usuarios de la sanidad pública a que denuncien cualquier irregularidad en el Servicio de Atención al Paciente, ya que «cuando hay constancia de dicha denuncia, por regla general se activa de forma urgente la intervención quirúrgica», apunta su portavoz.