El Norte de Castilla

La Cooordinadora de ONG pide a la Diputación y al Ayuntamiento que cumplan con el 0,7%

Acto celebrado en la Plaza Mayor.
Acto celebrado en la Plaza Mayor. / M. Á. López
  • El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza reúne en una jornada festiva en la Plaza Mayor a un centenar de participantes

Keita, nervioso, leyó el manifiesto. El lema, ‘Solidaridad y 0,7% ya’, plantea a los poderes públicos la necesidad de incrementar las cuantías de las ayudas al desarrollo de los paises más necesitados, la necesidad de que cumplan el compromiso adquirido hace años de destinar el 0,7% de sus presupuestos a este fin. Keita fue uno de los participantes en la jornada que organizó en la Plaza Mayor la Unión Territorial de ONGD de Segovia, parte de un grupo de trabajo de la Coordinadora de ONG de Castilla y León. El motivo fue el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, y el objetivo Pobreza Cero quedó plasmado en una pancarta sobre la barandilla del quiosco de música: «La cooperación al desarrollo es una responsabilidad de todos, la sociedad y los políticos».

Cuentacuentos, un mural realizado por los pequeños con dibujos en torno a las ‘nuevas palabras para nombrar el mundo’, Marta Revuelta con ‘Canciones de aquí y de allá’, el manifiesto que leyó Keita con su acento africano o el aperitivo final fueron pate de esta jornada festiva en la Plaza Mayor, para «hacer pensar y actuar a cada uno desde su posición», como indicó Marta Sastre, colabora con la organización no gubernamental Amigos de Futuro Vivo y representante de la Unión Territorial de ONGD de Segovia.

El objetivo Probreza Cero es posible, declaró, «entre todos es posible cambiar este mundo y erradicar la pobreza». Hay mecanismos como los Objetivos de Desarrollo de la ONU, pero «no son suficientes porque son promesas y no la realidad. El lema es ‘No dejemos a nadie atrás’, y todas las leyes tendrían que estar basadas en él». La invitación era extensiva a los ciudadanos y políticos de Segovia, «porque la idea tiene que ser global pero la acción local».

El mensaje es directo «a los representantes en el Ayuntamiento y en la Diputación a que el compromiso que hicieron de destinar el 0,7% del presupuesto para ayudas al desarrollo sea realidad, porque la crisis no puede ser la excusa para no cumplir ese compromiso», destacó Sastre.

La crisis ha incrementado la brecha entre ricos y pobres en los países en desarrollo y en los desarrollados, como en España. Marta Sastre comentó que «han crecido los ricos y con la excusa de la crisis ha habido recortes a derechos sociales, nos hemos enterado de los paraísos fiscales, de las empresas que se enriquecen con la pobreza ajena, y lo que queremos es que se cumplan los compromisos y que se tenga en cuenta no a la economía, sino a las personas, que somos lo importante».

Más aportaciones privadas

La crisis también ha hecho crecer a las organizaciones no gubernamentales. Amigos de Futuro Vivo es «pequeñita», apuntó Sastre, pero en los últimos años ha aumentado el número de socios y también aumentado las aportaciones que hacen. Otra cosa son las administraciones públicas. El Ayuntamiento de Segovia mantiene su presupuesto de cooperación al desarrollo, «aunque su aportación es mínima», y la Diputación solo apoya las medidas de sensibilización, sin aportar cantidad alguna. «La gente está cansada y nos cuesta arrancar, y esta actividad es un llamamiento a la ciudadanía porque decía Martin Luther King, ‘yo he conseguido cambiar y ayudar a una persona, ya he vivido, ya tiene sentido mi vida’, y si no encontramos a quién ayudar, solo hay que mirar dónde ponemos el pie, actuar de manera local para ir cambiando el mundo», recalcó Sastre. Y la gente en general «puede interpelarse y pensar qué puede hacer». «Buscar una ONG», concluyó.