El Norte de Castilla

«El rock, el soul o el pop siempre estarán presentes en nuestra música»

Aurora García, durante una actuación. Promosapiens
Aurora García, durante una actuación. Promosapiens
  • La banda madrileña Aurora & The Betrayers actuará el día 22 en la sala Boss de Segovia a beneficio de Amref

Con solo dos discos en el mercado, el grupo madrileño Aurora & The Beetrayers se ha consolidado como una de las propuestas más originales e inclasificables del panorama musical español y una de las bandas con más proyección internacional. El 22 de octubre, a las 20:30, actúan por primera vez en Segovia, en la sala Boss. Será un concierto solidario porque parte de los beneficios irán destinados a un proyecto que la ONG Amref desarrolla en África, relacionado con la salud materno-infantil.

–Un concierto especial, ¿verdad?

–Desde luego. Ya es el tercer concierto solidario que damos y esperamos poder colaborar en muchos más. Creemos que la música es un instrumento muy poderoso para llegar a las personas y nos enriquece poder ayudar y colaborar en causas en las que creemos. Un concierto siempre es un evento especial, pero si además estás ayudando a difundir y a concienciar a las personas, pues adquiere más sentido.

–¿Qué conoce del proyecto?

–Pues curiosamente no lo conocía hasta que vi un reciente anuncio de Amref en la televisión. Más tarde, nuestro mánager me habló de este proyecto y me dijo que habían entablado contacto en el festival Enclave de Agua (Soria). Me reuní en la oficina de Amref porque tenía la curiosidad de saber más acerca de los objetivos y saber si podía colaborar de alguna manera. Fue en esa reunión donde me explicaron en profundidad la labor que realiza la organización.

–¿En qué momento se encuentran?

–Estamos en un buen momento. Contentos de la respuesta del público y del trabajo que llevamos realizando estos tres años. Una banda como la nuestra, en este país, tiene el techo muy bajo en difusión mediática por cuestiones estilísticas y de idioma. Pero, aun así, nunca pensamos que fuéramos a tener semejante acogida.

–Apenas tienen un recorrido de tres años, pero cuentan con dos trabajos muy potentes y de éxito incuestionable. ¿Lo esperaban cuando formaron el grupo?

–No esperábamos esa respuesta, pero tampoco hemos ido con miedo a las posibles reacciones. Hemos creído en nuestra propuesta, aunque al principio nos abrumaran las dudas. Cuando quieres evolucionar y experimentar con algo, puedes provocar muchas reacciones diferentes, y con ello debes enfrentarte. Tras formar la banda, arrancamos con las influencias más superficiales que nos unían, e imaginábamos que el primer disco sería un disco aceptado por ser más ‘ortodoxo’. Nuestra sorpresa ha sido que la evolución a ‘Vudú’, un disco más arriesgado, ha gustado al público todavía más.

–¿Ha ido todo muy rápido?

–La verdad es que sí. Un proyecto de estas características lleva muchísimo esfuerzo, horas y quebraderos de cabeza. A veces nos gustaría que las cosas funcionaran más despacio, que el artista tenga tiempo para crear su obra, para masticarla y digerirla un poco más, pero vivimos en un mundo frenético que demanda demasiado y debes trabajar más rápido de lo que tu creatividad te permite.

–Hay una fecha que tienen muy grabada: el 20 de febrero de 2015. Joy Eslava, el respaldo de gente muy consagrada...

–Grabada a fuego (risas). Y la gente nos sigue diciendo: «Os vi ese día en la presentación del primer disco»... Y no era presentación, pero como si lo hubiera sido. Fue un antes y un después para nosotros. Ya llevábamos un año girando, un periodo de rodaje necesario que culminó en un concierto que nunca olvidaremos. Ese día se alinearon los astros y surgió la magia entre nosotros, el público y los grandísimos colaboradores que tuvimos. Que personas como Nita (Fuel Fandango), Jairo Zabala (Depedro) o Carlos Tarque (M-Clan), entre otros muchos grandísimos músicos, quisieran apoyarnos en ese momento fue increíble. Quisieron estar, colaborar y apoyar nuestra música. Y eso es muy importante para nosotros.

–Supongo que en el concierto habrá temas de ambos trabajos, de ‘Shadows Go Away’ y ‘Vudú’.

–Sí, seguimos haciendo canciones del primer disco y ‘Vudú’ lo hacemos entero, pues que estamos presentándolo.

–¿Qué relación guardan ambos trabajos? Porque sí se percibe una evolución...

–Bueno, nuestras raíces están ahí. El rock, el soul o el pop siempre estarán presentes en nuestra música, aunque, tal vez para este segundo álbum, hemos apostado más por sonidos con carácter más moderno y vamos alejándonos del soul más ‘ortodoxo’ para acercarnos a muchos otros lugares. Nos cuesta etiquetar algunas de nuestras canciones.

–Usted ha dicho en alguna ocasión que las letras son una vía de escape para sus emociones. Explíqueme.

–Sí. Tengo la suerte de poder usar esta herramienta para expresarme, contar historias, vivencias, o incluso quejarme sobre cosas que no me gustan. Para mí es una oportunidad de comunicarme con el mundo. Un texto leído puede tener mucha fuerza. Incluso escuchar a alguien que sepa recitar un mensaje con contenido potente puede ser muy inspirador, pero lanzar un mensaje con melodía y música detrás, puede llegar a ser sobrecogedor. Es lo que me salva de hundirme muchas veces.

–Por último. ¿Cree que en España se está viviendo un ‘boom’ del soul y del funk? ¿A qué puede deberse y qué papel desempeñan en ello las salas?

–Hay muchas bandas que llevan batallando muchos años en este país. Poco a poco han nacido más y más propuestas interesantes, a su vez apoyadas por salas y pequeños festivales. Todos juntos han ido creando una escena sólida que a su vez ha llamado poco a poco a más público. Tras muchos años, estas escenas han logrado asomar la cabeza y ahí ha sido cuando los medios han empezado a hacerse eco.