El Norte de Castilla

El aparcamiento del antiguo Regimiento permanece cerrado desde el inicio de las obras de la avenida de la Constitución.
El aparcamiento del antiguo Regimiento permanece cerrado desde el inicio de las obras de la avenida de la Constitución. / Antonio de Torre

Segovia perderá 88 aparcamientos gratis al cerrar el Regimiento

  • La alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, confirma que el espacio no volverá a abrirse uan vez terminadas las obras de la avenida de la Constitución

  • El recinto dejará paso a la urbanización del lugar con viviendas protegidas, una zona ajardinada, una residencia estudiantil e instalaciones deportivas

«No ha habido problemas». A pesar de las zanjas, de los cambios provisionales de sentido de la circulación, de los inevitables cortes y desviaciones de tráfico y de todo el etcétera de incomodidades intrínsecas al levantamiento en obras durante meses de una arteria como la avenida de la Constitución, el equipo de gobierno municipal no ha tenido que apretar el botón de alarma. Y por lo tanto, como reconoció ayer la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, tampoco ha necesitado poner en marcha alternativas sopesadas de antemano como el reparto de tarjetas entre residentes de la zona para poder aparcar.

Aquel temor a la escasez de estacionamiento con el comenzaron los trabajos de remodelación de la calle se ha ido disipando con el paso de las semanas, de las máquinas y de las cuadrillas de operarios.

Al menos así lo cree la máxima responsable del Ayuntamiento de Segovia, consciente de que siempre que hay obras se generan molestias. La estrategia de actuar por fases en la avenida de Constitución parece haber funcionado como un reloj suizo, según se desprende de las palabras de la responsable municipal. Cabe recordar que el plan de obras y el estudio previo elaborado por la Policía Local fijaba la supresión en cada tramo sobre el que se actuaba del 25% de las 200 plazas totales, alrededor de 50 cada vez. Este cupo parece haber sido suficiente y no ha ocasionado carencias de estacionamiento, incide la regidora.

Además, José Zorrilla

La alcaldesa sentenciaba este martes que el ejemplo de los últimos meses ha demostrado que «podemos vivir sin el aparcamiento del antiguo Regimiento». Y eso que, a la supresión de este espacio empleado por cientos de conductores segovianos y forasteros hasta que la intervención que se lleva a cabo en la avenida de la Constitución lo tomó en mayo pasado como cuartel general para guardar el material de obra y almacén, hay que añadir el polémico cierre del ‘parking’ de José Zorrilla. En conclusión, menos y menos plazas de estacionamiento en esta zona comercial de la capital.

Ya no son los 88 aparcamientos libres que va a perder con el cierre definitivo de este recinto, para el que ya hay pensado otro futuro, sino que también hay que restar en la calculadora las plazas que se perdieron hace un tiempo cuando se clausuró la parte de arriba del antiguo Regimiento, en la calle Coronel Rexach, donde había superficie gratuita suficiente como para el estacionamiento de alrededor 150 vehículos.

Hoy este espacio está abandonado y a la espera de esa anhelada urbanización con la que se materializará la que ya se ha denominado como la tercera fase del campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid en Segovia, situado justo enfrente de las instalaciones que ahora están siendo completadas.

Y en esa sustracción aritmética hay que añadir las 156 plazas de rotación que había en el subterráneo de José Zorrilla antes de que la concesionaria ganara el pulso con el Ayuntamiento de la ciudad y cerrara este 'parking' de la discordia judicial por la baja ocupación y por entender que el Consistorio estaba favoreciendo el estacionamiento gratis en entornos cercanos como el del antiguo Regimiento. Mucho más modesta es a pérdida de plazas aparejada a la remodelación de la avenida de la Constitución, que está en unas seis o siete.

Luquero se anticipa a las críticas que pueden volver a arreciar a raíz de su aseveración de que esta zona puede vivir sin el 'parking' libre en el que confluyen la plaza de la Universidad y la avenida de la Constitución. La regidora recuerda que este espacio «era una zona degradada en la que se ha permitido aparcar, pero su destino no es ese».

Convenio con Defensa

Se ampara en el convenio suscrito entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa para explicar que en lo que era el antiguo Regimiento del Alto de los Leones está programada «la construcción de viviendas protegidas; está prevista la urbanización de una zona pública ajardinada, así como infraestructuras para la Universidad de Valladolid, como son una residencia de estudiantes e instalaciones deportivas».

Esa es, precisamente, la conocida como tercera fase del campus, que desde luego no va a ser una realidad inmediata. De momento, las máquinas y los obreros trabajan en el solar de la otra acera de Coronel Rexach, frente al 'parking' hoy cerrado, para levantar la ampliación necesaria del actual edificio de la UVA. En opinión de la responsable municipal, la tramitación de esta tercera fase puede llevar tiempo, unos dos años aproximadamente, calculó ayer Clara Luquero.