El Norte de Castilla

Excavaciones en el cementerio de Oteiza, en Navarra.
Excavaciones en el cementerio de Oteiza, en Navarra. / A. de Torre

Un banco de ADN para las víctimas del franquismo

  • La decisión del Gobierno navarro de crearlo para identificar los restos abre la esperanza de los familiares de los presos segovianos fallecidos en Pamplona

Gobierno navarro ha anunciado estos días la creación de un banco de ADN para la recogida de muestras de familiares de víctimas de la Guerra Civil y de la represión franquista para tratar de identificar a las personas que se recuperen de sus lugares de enterramiento en la comunidad foral.

La medida afecta de forma especial a Castilla y León, y a la provincia de Segovia particularmente, porque a esta tierra pertenece el grupo mayoritario de presos que conformaron la población reclusa del Fuerte de San Cristóbal, cercano a la ciudad de Pamplona.

Solo de nuestra provincia, entre segovianos y presos de otros territorios que se encontraban en la cárcel de la capital, fueron trasladados allí cerca de cuatrocientos hombres. Los estudios publicados determinan que la Tierra de Pinares segoviana, con Cuéllar a la cabeza (56 presos), Nava de la Asunción (33), Coca (27) y Bernardos (22), entre otros pueblos, fue la más afectada por el mayor numero de presos . Destaca después la sierra con San Ildefonso y El Espinar con 39 presos cada uno.

Las duras condiciones de la prisión provocaron la muerte de unos veinte presos segovianos que fueron enterrados en los cementerios de los municipios cercanos al Fuerte hasta 1942, año en que se creó el conocido como «cementerio de las botellas». El resto, hasta completar el número total de cuarenta y dos fallecidos , desaparecieron en el transcurso de la fuga que protagonizaron el 22 de mayo de 1938 y sus cuerpos fueron enterrados en los lugares de ejecución y fallecimiento.

En 2006, la Asociación Txinparta, que promueve los trabajos de exhumación de restos en el ‘cementerio de las botellas’ junto a Francisco Etxebarría y demás técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, solicita ayuda a los ayuntamientos de nuestra provincia para encontrar a las familias de represaliados y tramitar la devolución de los restos a sus lugares de origen. El resultado, cuatro años después y merced a la solicitud firmada por María García Navares, fue la recuperación de los restos del navero Luis Cubo Fernández que es el único preso segoviano, fallecido allí, que descansa en la sepultura familiar de nuestro pueblo.

En 2009 se constituye la Agrupación Los Cinco de Nava, que formamos cuatro familiares de Nava de la Asunción junto a Domingo Higuera de El Espinar, siendo nuestro representante único Juan Ángel Lucas, y promovimos un proyecto de búsqueda en los cementerios de Oteiza, Loza, Artíca y Ballariaín.

Durante estos años hemos tenido ocasión de acudir a Pamplona para realizar diversas gestiones vinculadas a la recuperación de la memoria histórica.

La noticia de la creación del banco de ADN abre una nueva vía que facilite a las familias afectadas la identificación de sus seres queridos y ayude a cerrar esa herida abierta en la sociedad española. Para ello, el Gobierno navarro ha puesto a su disposición un correo electrónico, pazyconvivencia@navarra.es y el teléfono 848 42 52 96, en los que se pueda obtener información o realizar otras gestiones.