El Norte de Castilla

El subsecretario de Estado, Mario Garcés (derecha), conversa con el consejero, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera, en la visita de ayer a San José.
El subsecretario de Estado, Mario Garcés (derecha), conversa con el consejero, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera, en la visita de ayer a San José. / A. de Torre

La segunda fase
de la rehabilitación de San José está ejecutada al 90%

  • El subsecretario de Estado de Fomento, Mario Garcés, confía en la pronta formación de gobierno para impulsar un nuevo plan de regeneración urbana

Las instituciones han comprobado (y hasta retratado) el antes y el después. El subsecretario de Estado de Fomento, Mario Garcés, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, han cogido el móvil y han fotografiado sendos bloques del barrio San José: uno sin restaurar, con la fachada marcada por la huella del paso del tiempo, las humedades y con la ropa colgada en los tendederos que dan a la calle; y otro inmueble con ‘vestido’ nuevo y la pintura aún fresca. Ha sido en la visita a pie de zanja realizada ayer a las obras de reurbanización que se ejecutan en el barrio obrero.

El representante ministerial elogió la coordinación entre las administraciones públicas –en este caso, Gobierno central, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento de Segovia– en favor de la «rehabilitación del tejido urbano» de la capital. Garcés garantizó la apuesta de la Administración central por la restauración y renovación de inmuebles, aunque la actual balsa de incertidumbre condiciona la concreción de medidas. En cualquier caso, el subsecretario de Estado del Ministerio de Fomento vaticinó que los próximos presupuestos tendrán en cuenta programas como el de las Áreas de Rehabilitación Urbana, los conocidos como ARUs.

La opción menos deseada sería la de la prórroga del actual Plan de Vivienda en el que viene trabajando el Ejecutivo, ahora en funciones. Garcés confió, sin embargo, en que la pronta resolución de la ya demorada incógnita de la formación de gobierno pueda abrir la puerta a un nuevo plan que impulse la regeneración de los entornos urbanos. Este compromiso es compartido con la Junta de Castilla y León.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente secundó la declaración de intenciones de la Administración General del Estado y su voluntad de apoyar la rehabilitación de viviendas. Suárez-Quiñones también miró hacia adentro de la política autonómica sacó pecho por el giro que ha ido dando el Ejecutivo de Juan Vicente Herrera hacia una política «social» en vivienda.

«No se agota»

Sin embargo, aunque la teoría parece adecuada, la práctica echa de menos un empujón. El responsable regional lo tradujo en que «la filosofía de la renovación debe calar en todos, en los administradores de fincas, los constructores...». El consejero lamentó, a modo de ejemplo, que las ayudas por valor de 7,1 millones de euros aprobadas y publicitadas por el Bocyl para la rehabilitación de edificios y dirigidas a los propietarios «no se han agotado».

Suárez-Quiñones instó a los industriales del sector a que adopten la perspectiva institucional y «se muevan» hacia la rehabilitación en las zonas más degradadas y no solo se encaminen a la construcción. El mensaje implica reorientar los objetivos empresariales y de actividad frente a una iniciativa que siempre ha venido siendo pública.

Por su parte, el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Segovia, Alfonso Reguera, también conminó a dar continuidad a la colaboración entre las instituciones públicas para que cundan los ejemplos como el del Área de Rehabilitación Urbana de San José-El Palo, al que calificó de «experiencia de éxito». Y eso que aún no ha concluido la segunda fase de la recuperación.

Así lo matizó el subsecretario de Estado, quien especificó que esa segunda fase de las trabajos de regeneración están ejecutados en un 90%. En este proyecto, el Gobierno central ha invertido más de 690.000 euros, apostilló Mario Garcés, lo que equivale a costear más del 73% de la intervención llevada en cabo en varios edificios del barrio segoviano.

La comitiva también se ha desplazado a la muralla en la zona del Alcázar para comprobar ‘in situ’ las obras de recuperación que se han llevado a cabo. De hecho, la intervención continuará dos meses más de lo previsto debido al descubrimiento arqueológico de una vieja puerta, lo que ha obligado a «ampliar el plazo de ejecución», ha insistido el subsecretario de Estado.