El Norte de Castilla

El sacerdote Emilio Calvo, junto a la imagen de la patrona, Nuestra Señora del Rosario.
El sacerdote Emilio Calvo, junto a la imagen de la patrona, Nuestra Señora del Rosario. / M. Rico

La parroquia
recauda fondos
para restaurar las tallas de los patrones

  • Para obtener el dinero necesario, se han realizado réplicas de la imagen de Nuestra Señora del Rosario, que están a la venta

Es bien conocido por todos el amplio patrimonio histórico, artístico y cultural de la villa de Cuéllar. Algunos de sus monumentos e imágenes han sido restaurados a lo largo de los últimos años, pero aún existen muchas necesidades. Entre ellas la de las imágenes de la patrona, Nuestra Señora del Rosario, y la del patrón, San Miguel, en concreto la que se encontraba en la hornacina de la puerta principal de la iglesia que lleva su nombre. En vista de su deterioro, desde la parroquia se están recaudando fondos con el fin de poder sufragar las restauraciones de ambas tallas. Por un lado se encuentra la imagen de la Virgen del Rosario. Según explicó el sacerdote Emilio Calvo, con la restauración se tratará de reparar algunas de las griegas que tiene la imagen, además de limpiar la suciedad de la talla y devolver los colores que ha perdido. Se pretende hacer una limpieza y reintegración de la imagen y para conseguir los fondos necesarios se han realizado unas réplicas de la talla, con cuya venta se pretende lograr la cantidad necesaria para la obra. Así, los cuellaranos y todo el que quiera colaborar en esta restauración lo pueden hacer adquiriendo una imagen en miniatura de la Virgen del Rosario. Se trata de una reproducción bastante fiel de la original «en hechuras, los colores y la forma», aunque de 17 centímetros de altura, realizada en resina, con muy poco peso, muy manejable y que se puede ubicar en cualquier lugar del hogar, según señaló Calvo. La obra ha sido realizada por Almacenes Javier, que ha realizado 480 réplicas, de las que ya se han vendido unas 120.

La imagen se vende en una caja con una fotografía de la imagen del Rosario en su parte delantera y con la leyenda de la patrona cuellarana en la parte trasera. Se puede adquirir por 18 euros en la iglesia de San Miguel, la Casa Parroquial, en el convento de las Madres Clarisas hasta las 19:00 horas y en Bazar Blanco en horario comercial.

La segunda pieza a restaurar por la parroquia será la imagen de San Miguel que se situaba en la hornacina situada en la parte superior de la fachada principal del templo de ese mismo nombre, situado en la plaza Mayor de la localidad. Según explicó Emilio Calvo no se había reparado en el material del que era y tras detectar que era madera se decidió bajarlo para conocer su estado. Según se ha podido saber desde la parroquia, originariamente la talla se encontraba en la iglesia y era de madera policromada. Ya ha perdido toda su policromía y se encuentra muy deteriorado por el paso del tiempo y el estar expuesto al exterior, donde no estaba cubierto de la lluvia, el aire o el sol.

Tras conocer su estado se pretende restaurarlo, al menos tratar de mantener la madera en buen estado, realizando un tratamiento anticarcoma y un barnizado especial. Parece difícil volver a recuperar los colores, «pero por lo menos no queremos que se pierda», apuntó el párroco. Una vez restaurado, se tratará de ubicar en la iglesia de San Miguel «o en un lugar digno donde se pudiera ver» y se tratará de realizar una réplica lo más fiel posible para que cubra el hueco que ha dejado esta talla, aunque en un material que aguante las inclemencias del exterior, como podría ser la piedra o una resina especial.

Para poder realizar estos trabajos se están solicitando presupuestos y se espera poder sufragar la restauración con los donativos que se consiguen con la venta de la lotería de Navidad de la parroquia, un dinero que en años anteriores se ha utilizado también para pequeñas obras, como la restauración de la capilla de Los Ayala o realizar obras en el tejado del templo, el año pasado.

Calvo detalló que estos pequeños trabajos de restauración se pretenden realizar con fondos propios de la parroquia, con ayuda de los cuellaranos y todos los que quieran colaborar, mientras que para otras actuaciones de mayor calado se necesitan ayudas exteriores porque son obras de mayor envergadura y más coste «y no se pueden sufragar con los fondos de una población de 10.000 habitantes con tantas iglesias que tiene, como si fuera una ciudad de 50.000».

Edades del Hombre

De cara a la llegada el próximo año a Cuéllar de la exposición de arte sacro Las Edades del Hombre, también existen varios proyectos para realizar. Así, Calvo señaló que existen posibilidades de realizar alguna obra en la capilla de Santo Tomé, para su arreglo o acondicionamiento, «pero de momento no sabemos ni cómo, ni cuándo, ni qué dinero se puede invertir». El sacerdote explicó que se están realizando estudios desde la Junta y desde el Obispado de Segovia, pero que hasta el momento se desconocen los detalles, por lo que solo hay estudios y posibilidad. La iglesia de Santo Tomé es el templo donde se ubica la patrona, la Virgen del Rosario, cuya festividad se celebró ayer.

Calvo también afirmó que las necesidades son muchas, tanto de imaginería como de templos y mostró su deseo de que gracias a la llegada de Las Edades del Hombre se puedan realizar varios trabajos en el patrimonio de la localidad y que alguna de las imágenes pueda formar parte del itinerario catequético de la muestra y así pueda restaurarse. Explicó que desde la Fundación se está ideando en estos momentos la base de ese itinerario catequético y «ya nos informarán de qué piezas o qué tallas se incluirán o qué se pudiera restaurar, en el caso de que se hiciera».