El Norte de Castilla

Las marcas ocultas en los papeles

Las marcas ocultas en los papeles
/ El Norte
  • La Casa de la Moneda acoge hasta el 10 de enero la exposición 'Filigranas: las huellas del agua'

Acercar al público uno de los productos más tradicionales de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, el papel, y mostrarle una de sus características más destacadas, la filigrana o marca de agua es el objetivo de la exposición 'Filigranas: las huellas del agua' que hasta el 10 de enero se podrá ver en la Casa de Moneda de Segovia.

A través de papeles, modelados, moldes y objetos históricos, la muestra recorre la historia del papel, de su proceso de fabricación, de las marcas de agua, del papel de seguridad en España, de la Fábrica de Papel de Burgos y de los artistas grabadores de marcas de agua.

Arte y técnica del papel

El papel, que tiene una historia de más de dos mil años, llegó a Occidente en la Edad Media a través de España. Su producción se industrializó en nuestro continente. Muy pronto, el papel europeo se caracterizaría por mostrar en su superficie unas sutiles marcas, las filigranas, visibles únicamente por transparencia.

Las filigranas o marcas de agua se forman en el papel en el mismo momento de creación de la hoja, justo al depositarse la pasta de papel en el molde formador o tela, donde se han dispuesto una serie de relieve que dejarán su impronta en el papel. Inicialmente eran simples hilos de metal trenzados y soldados. De ahí su nombre, filigranas, denominación que también recibía el trabajo del orfebre que las realizaba. Utilizadas para identificar al fabricante del papel, también servían como rudimentaria medida de seguridad, destinada a conceder valor y garantía a los documentos.

Mejorada y perfeccionada la técnica, en el siglo XIX, las filigranas se transforman en las 'marcas de agua sombreadas', que vistas a contraluz dejan ver imágenes de gran belleza plástica con un amplísimo rango de tonalidades y en cuya creación interviene la mano de auténticos artistas.

La dificultad de su falsificación e imitación ha convertido a la marca de agua en unos de los elementos de seguridad más empleados proteger los documentos de valor y garantía. Era utilizada en los papeles timbrados españoles que producía la Fábrica del Sello ya antes de su unión en 1893 con la Casa de Moneda para crear la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. En 1953, la Fábrica de Papel de Seguridad ubicada en la ciudad de Burgos comenzaba la producción de papel con marca de agua para los billetes de banco españoles, que desde 1940 imprimía la FNMT. Se iniciaba así un vínculo que hoy en día se mantiene con más fuerza que nunca. La FNMT-RCM sigue escribiendo nuevas páginas en la historia de la marca de agua y del papel de seguridad, evolucionando la primera e incorporando al segundo nuevos elementos de seguridad.