El Norte de Castilla

Una exposición pretende alertar y prevenir a los jóvenes contra las drogas

Desde la izquierda, Gerardo Revilla, director del Centro Instituciones de La Caixa en Castilla y León; la alcaldesa, Clara Luquero; el delegado de la Junta, Javier López-Escobar; y Francesc Ventura, subdirector del Área Social de la fundación La Caixa.
Desde la izquierda, Gerardo Revilla, director del Centro Instituciones de La Caixa en Castilla y León; la alcaldesa, Clara Luquero; el delegado de la Junta, Javier López-Escobar; y Francesc Ventura, subdirector del Área Social de la fundación La Caixa. / A. de Torre
  • El alcohol, el tabaco y el cannabis siguen siendo las sustancias más consumidas entre los 14 y 18 años

La plaza de la Artillería de Segovia acoge hasta el 30 de octubre la exposición ‘Hablemos de drogas’, que busca prevenir el consumo y sensibilizar a jóvenes, familias, comunidad educativa y profesionales de la salud. La muestra se desarrolla de la mano de la fundación bancaria La Caixa, la Junta y el Ayuntamiento de Segovia y es el elemento central de un programa educativo que se va a trabajar también en las aulas y que incluirá visitas guiadas.

Además, se celebrará un debate entre los estudiantes de Secundaria y el comisario de la exposición, el doctor Rafael Maldonado, con una «oportunidad» para presentar sus inquietudes «de una forma muy directa», como destacó ayer el subdirector del Área Social de la fundación bancaria La Caixa, Francesc Ventura, en declaraciones recogidas por Europa Press.

La iniciativa se alinea con el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad. Ventura llamó la atención sobre la percepción de los jóvenes en cuanto a que el riesgo del consumo es «muy bajo», lo que a su juicio explica los «consumos más elevados».

La Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Secundaria (ESTUDES) de 2014/15 refleja que las sustancias más consumidas por los jóvenes de edades comprendidas entre los 14 y los 18 años siguen siendo el alcohol, el tabaco y el cannabis. El 68,2% de ellos ha consumido alguna vez alcohol en los últimos 30 días, el 16,6% cannabis y el 1,8%, cocaína. Mientras, el 8,9% ha consumido tabaco diariamente en ese periodo.

La edad media de inicio «también preocupa», como señaló Ventura. En 1994, el inicio en el consumo de tabaco se situaba en los 13,9 años y en 2016, en 13,6. En el caso del cannabis, se ha pasado de 15,1 años a 14,9, mientras que la cocaína y el éxtasis rondan los 15,5 años.Otro de los factores que influyen tiene que ver con el «consumo recreativo», asociado al ocio nocturno. De este modo, «más de la mitad de los jóvenes de 16 años se ha emborrachado en el último año y el 26% en el último mes». Además, el 62% de los encuestados «ha hecho botellón», que va «normalmente ligado» al policonsumo de sustancias.

Mensaje científico

Francesc Ventura subrayó que este programa no presenta un mensaje ético sino «científico», con una «forma muy innovadora» e interactiva, para que los jóvenes Sean capaces de percibir «el efecto de las drogas en su cerebro» y, por extensión, en su organismo y su comportamiento.

Según los datos facilitados por el subdirector del Área Social de la fundación La Caixa, desde el año 2007 «más de 1,3 millones de personas» han visitado esta muestra. Igualmente, se ofrece un servicio telefónico de atención a familias que ha registrado ya «27.500 llamadas», mientras que «142.000 estudiantes»han seguido el programa educativo por los 3,6 millones de visitas que ha contabilizado el portal web de ‘Hablemos de drogas’.

Por su parte, el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, recordó que la Administración regional cuenta con programas «específicamente pensados» para el ámbito sanitario, orientados a la detección en centros de menores y en centros sanitarios de «consumos ocasionales de alcohol». El delegado subrayó la importancia de que los programas estén respaldados por «eficiencia científica contrastada». Asimismo, López-Escobar valoró la importancia de los padres y lamentó que en Castilla y León los jóvenes se inicien en el consumo «incluso antes» que en el resto de España. En este sentido, desgranó que en torno a los 13,6 años comienza «el consumo esporádico de alcohol, tabaco y algunas otras drogas» y que el consumo habitual llega «ya con 15 años».

Unas cifras que definió como «nada alentadoras».Por eso, los programas de la Junta se orientan «de los 10 a los 16 años», porque en esa franja se sitúa el «momento crítico», según López-Escobar, que abogó por facilitar a los jóvenes la información necesaria, porque de lo contrario la van a buscar «en otro sitio» y «la van a encontrar», puesto que «les interesa el problema de las drogas» y prevenir es «lo más importante que podemos hacer».