El Norte de Castilla

El paro sube en 190 personas en Segovia tras el fin del verano

Un grupo de personas hacen cola para entrar a la oficina del Ecyl. De Torre
Un grupo de personas hacen cola para entrar a la oficina del Ecyl. De Torre
  • El incremento del desempleo en la provincia es, en porcentaje, mayor que las medias regional y nacional, y eleva el número total de parados hasta los 8.463

La Federación Empresarial Segoviana señala que la estadística de desempleo provincial conocida hoy referente al mes de septiembre (190 parados más, un 2,30% respecto a agosto) «quiebra la senda de crecimiento del empleo que venía registrando la provincia de Segovia a lo largo de 2016, con descensos del paro en todos los meses excepto en enero».

El incremento del desempleo es, en porcentaje, mayor que las medias regional (0,83%) y nacional (0,62%), elevando el número total de parados hasta los 8.463. En términos interanuales, en los últimos doce meses Segovia ha visto decrecer su cifra de desempleados en 1.013 personas.

«Es innegable que en la estadística de septiembre existe un componente estacional relacionado con el fin de las contrataciones estivales en la actividad turística (el desempleo en el sector Servicios creció en 187 personas, casi exactamente el mismo dato que el global de parados)», afirma FES.

En cuanto a la afiliación al Régimen de Autónomos, septiembre también ha dejado un dato negativo: en Segovia se ha producido un descenso de 63 autónomos. El número total de autónomos en la provincia de Segovia baja de nuevo de la barrera de los 15.000 y se queda en 14.949.

Ante estos datos, FES cree, al igual que CEOE, «que hay que seguir insistiendo en la necesidad de conseguir una estabilidad institucional capaz de consolidar el proceso de recuperación y creación de empleo, superando las situaciones de incertidumbre en el ámbito nacional e internacional que pueden lastrar dicho proceso».

La patronal considera prioritario «continuar abordando las reformas necesarias que contribuyan a mejorar la competitividad de las empresas españolas y su adaptación al ciclo económico y a la realidad cambiante, de forma que el crecimiento económico tenga su reflejo en la mayor creación de empleo posible. Dichas reformas deben articularse sobre la base del diálogo y la concertación social, que deben continuar siendo las señas de identidad de nuestro sistema de relaciones laborales».