El Norte de Castilla

Cuéllar apuesta por los productos naturales

Puestos y compradores en el sexto Mercado Ecológico, en los Paseos de San Francisco de Cuéllar.
Puestos y compradores en el sexto Mercado Ecológico, en los Paseos de San Francisco de Cuéllar. / M. Rico
  • Una quincena de productores participan en el sexto Mercado Ecológico de la villa

Los cuellaranos cada vez están más concienciados con lo natural, por saber qué consumen y de dónde procede. Muestra de ello fue el éxito obtenido este domingo por el sexto Mercado Ecológico, que reunió en los Paseos de San Francisco a una quincena de productores y vendedores con sus mejores productos, elaborados sin químicos.

La celebración de este mercado, que se desarrolla anualmente el primer domingo de octubre, se ha convertido en una cita ineludible. Cientos de personas se acercaron a conocer, degustar y adquirir la variedad de productos ecológicos puestos a la venta, a la vez que conocían sus secretos, entre ellos su forma de producción y su llegada a los mercados, gracias a los propios vendedores, y la labor de sensibilización sobre la importancia de estos productos, libres de químicos. El mercado también ayuda a dar visibilidad a algunos pequeños productores, promociona hábitos de consumo responsables y da a conocer las características de los productos ecológicos, aquellos que, procesados o no, no cuentan con residuos químicos, algo imprescindible para que sean denominados productos orgánicos.

En Castilla y León, la producción ecológica se encuentra en pleno auge. Aunque afectadas por la crisis, han sabido ganarse al público y en toda la región se cuenta con en torno a 150 industrias relacionadas con la producción vegetal y dedicadas a la elaboración de aceites, el cultivo de frutas y hortalizas, la fabricación de productos de panadería y harináceos, bebidas, azúcar, cacao, legumbres y chocolates, entre otros. A ellos se suman unas 40 industrias relacionadas con la producción animal, entre las que se incluyen las de elaboración y conservación de carne y productos cárnicos, aceites y grasas animales, lácteos, pescados, miel y huevos, entre otros.

En el caso concreto de la agricultura ecológica en la región, en el año 2014 se estimaba la existencia de más de 28.700 hectáreas de cultivos y una producción ecológica estimada de 32.748 toneladas, de las que unas 1.200 pertenecen a hortalizas frescas, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que señalan que en la provincia de Segovia existen 53 productores agrarios y 72 comercializadores certificados de productos ecológicos, cifras que aumentan a los 557 y 669 respectivamente en el conjunto de Castilla y León.

Variedad

Una pequeña parte de ellos estuvieron ayer representados en el mercado de Cuéllar, donde los visitantes pudieron adquirir variados productos, como los locales de Luna Nueva y su ecoalimentación, comercio en el que, además de productos envasados, semanalmente se pueden realizar productos de frescos, no solo verduras y hortalizas, sino también pan y carne. La tienda además ofrece al público productos de cosmética ecológica, dietética, nutrición y plantas medicinales. En el apartado local también se contó con los productos frescos de Juan Senovilla, que acercó hasta los Paseos una gran variedad de verduras, frutas y hortalizas.

A ellos se unieron otros productores de la provincia de Segovia, como Taller Amapola, que desde San Cristóbal de Segovia acercó a Cuéllar una vez más sus cremas, jabones y productos de cosmética ecológica, que cuentan con una gran acogida entre el público cuellarano; la Quesería Armuña y sus quesos de oveja y embutidos; y Onzas de Sabor, que junto a legumbres, pastas, arroces, harinas, frutos secos, especias, hierbas e infusiones, llevaron al mercado uno de los productos más destacado de la jornada: el ajo negro, además de la miel de ajo y la mouse de ajo negro, que sorprendieron a los asistentes por su sabor y sus propiedades.

Cuellaranos y visitantes pudieron adquirir también productos de alimentación, cosmética y limpieza de Ecogermen, de Valladolid; la gran variedad de productos de alimentación como legumbres, harinas, azúcar, algas, aceites, productos de granel integral, cereales o papillas que llevó a la localidad El Colmado de Soraya, ubicado en Ávila. Tampoco faltaron las harinas, pastas, vino, mosto y legumbres de La Solana, de la localidad vallisoletana de Piñel de Abajo; o las pastas de té, con especialidades específicas para veganos, de la confitería Guijarro, de Tudela de Duero (Valladolid), que además informó a los asistentes que está trabajando en la realización de una pasta sin azúcares ni edulcorantes artificiales añadidos.

Una de las novedades fue la llegada al Mercado del comercio vallisoletano Alma Mater, especialista en productos para los más pequeños y portabebés ergonómicos, que también acercó a la villa juguetes ecológicos (de madera sin tintes tóxicos o muñecas de algodón orgánico producidas por comercio justo, entre otros), cuentos, vajillas infantiles de fibra de arroz o maíz, zapatos infantiles, pañales de tela y libros de crianza.

Junto a ellos se pudieron degustar y adquirir los lácteos de vacuno (quesos y yogures, entre otros), de la Cooperativa Crica, de Megeces, en Valladolid. También desde la capital vallisoletana llegaron la alimentación, cosmética, comercio justo y productos de limpieza de Ecodelicias, o las semillas, abonos, tratamientos fitosanitarios y libros especializados de Un Huerto en Mi Balcón.

El listado lo cerraron los productos de cosmética natural y ecológica de la empresa Ayelen, de Zamora; y los detergentes ecológicos y productos de limpieza del hogar de los burgaleses Solyeco.