El Norte de Castilla

Cuéllar vive con jolgorio el veranillo de su patrón

Los jóvenes corren delante de las vaquillas en la suelta de la mañana.
Los jóvenes corren delante de las vaquillas en la suelta de la mañana. / M. R.
  • El tiempo agradable se une a la música, las vaquillas, las tapas y las actividades infantiles en la fiesta de San Miguel

Tan sólo un mes después de la celebración de sus fiestas mayores, los cuellaranos repitieron ayer jornada festiva, en esta ocasión para festejar a su patrón, San Miguel. El toque de todas las campanas de la localidad al unísono anunció el día festivo, que comenzó la tarde del miércoles con variadas actividades. Los actos del jueves se abrieron con el pasacalles de la Banda Municipal de Cuéllar por distintos lugares de la localidad, dando así comienzo a la jornada festiva, que siguió con la misa en honor al patrón en su iglesia situada en la Plaza Mayor. El ‘veranillo de San Miguel’ fue fiel a su nombre y acompañó a los cuellaranos durante toda la celebración, que disfrutaron de temperaturas superiores a los 20 grados ya desde las once de la mañana.

A mediodía llegaba uno de los momentos más esperados de la jornada por los más jóvenes, la suelta de vaquillas que se realiza tradicionalmente en esta fecha y que se dibuja como punto de inicio para los futuros corredores de los encierros de Cuéllar. La suelta se realizó desde la plaza de toros hasta el cruce de San Francisco, tramo donde se han mantenido las talanqueras del encierro.

Después el público se desplazó hasta el coso de la localidad para disfrutar de la tradicional probadilla, en la que los aficionados realizaron variados cortes y saltos, con algún pequeño susto sin mayores consecuencias. Antes de cada uno de los espectáculos, por megafonía se recordó que según el reglamento de espectáculos taurinos de la Junta está prohibida la participación de menores en estos festejos, por lo que se solicitó a los que estabanque salieran del recorrido (en el encierro) y del ruedo (en la probadilla).

Con el final de las vaquillas, comenzaba la diversión en las calles. Por un lado, de la mano de la música, y por el otro, de las tapas. Vecinos y visitantes comenzaron a llenar distintos lugares, en especial los alrededores de muchos de los establecimientos hosteleros que participan en el decimoséptima concurso de tapas de San Miguel y que ofrecen estos días sus mejores creaciones de la cocina en miniatura.

Mientras los vecinos se refrescaban y degustaban las tapas y pinchos, la animación la puso la charanga Flau & Cia, en la zona de la plaza de Los Coches y la calle Parras. El relevo lo tomaba la charanga La Nota, cuya actuación, que se prolongó hasta las seis y media, se realizó gracias a los hosteleros de la calle Ávila. Un año más, música y tapas consiguieron que la gente disfrutara de la fiesta.

Para que los más pequeños también pudieran divertirse en esta jornada, a lo largo de toda la tarde la plaza de La Soledad, junto a los Paseos de San Francisco, acogió un gran parque infantil con distintos hinchables y atracciones que hicieron las delicias de los niños.