El Norte de Castilla

«Todo lo que para la mujer europea es obvio, para la africana es inviable»

Nélida Cano, delegada de Amref en Segovia.
Nélida Cano, delegada de Amref en Segovia. / El Norte
  • La representante de la ONG en Segovia, Nélida Cano, recibe el premio Doctor José Ángel Gómez de Caso del Colegio de Médicos

Como cada año, el Colegio de Médicos entrega el premio Doctor José Ángel Gómez de Caso Canto al proyecto de una ONG. En esta edición, Nélida Cano, delegada de Amref en Segovia, subía el lunes a recoger un premio de 1.600 euros que contribuirá con el proyecto ‘Apoyar a una matrona: stand for African mothers’, después de que el doctor Ignacio Bermejo Aycart, asociado de Amref, presentase la candidatura de la ONG.

–Los médicos han premiado un proyecto de enfermeras. ¿A qué nivel se puede situar la necesidad de formar matronas en África?

–La cantidad de matronas que hay en estos países es mínima; África tiene un problema muy grave con las matronas. En las zonas rurales es imposible que haya médicos matronas o cualquier tipo de personal sanitario. En Amref lo que tratamos es de eso, de formar matronas para llegar a esas zonas y que esas mujeres no tengan muchas veces que caminar hasta cinco y seis kilómetros, o ir montadas en la parte trasera de una bicicleta o una monto, con el peligro de que ese bebé nazca muerto cuando llega al dispensario.

–Además, apuestan por la formación de matronas locales, ¿hasta qué punto beneficia esta circunstancia la situación?

–Sí, así es; las beneficia en la medida de que una mujer negra que atiende a otra mujer negra, africana, es lo justo para ellos. Ellos tienen otra forma de pensar y de actuar, con lo cual lo mejor es formar a quien está allí, no llevar nosotros personal desde aquí. Allí hay profesionales muy buenos y que pueden trabajar mejor incluso que personas que nosotros pudiésemos llevar hasta esos países. Conocen a su gente y tratan a su gente; lo ideal es formar matronas para que se queden allí.

–¿Cuántas matronas había antes de que Amref iniciase este proyecto y cuántas hay ahora? ¿Cuántas sería necesario que hubiese?

–No sé exactamente las matronas que había, pero muy pocas… Muy, muy pocas. Nuestro proyecto ahora mismo pretende formar 15.000 matronas hasta el año 2018; quizás lo extendamos, pero de momento es hasta 2018. Lo empezamos en 2011 y ahora mismo hay 8.200 matronas formadas. Antes yo supongo que habría pocas, y sobre todo en las zonas rurales, porque en los hospitales sí que hay algunas, pero en estos otros lugares… Por eso nosotros estamos formando a estas mujeres; para que puedan quedarse allí y atender allí al resto. Hay que ser consciente de que con la posibilidad de formar a esas 15.000 salvaríamos la vida de millones de niños.

–¿Qué comentarios reciben de aquellas que ya han sido formadas?

–Para ellas la experiencia de estar formándose es buenísima. La formación dura tres años y están en el centro, se les da manutención, viven allí, trabajan desde el primer momento y aprenden desde el primer momento… y eso es lo importante; que estas chicas empiecen a ejercitar y a practicar desde el comienzo.

–Quizás en este primer mundo hay un concepto diferente del que tienen allí de la palabra ‘matrona’ y las funciones que implica…

–Allí la matrona es importantísima; allí una mujer no puede tener un ginecólogo, una enfermera, una anestesista… Allí todo eso no se tiene; eso es otro mundo. Todo lo que es obvio, aquí, para la mujer europea, tener cirujanos, quirófanos, medicinas… todo eso allí es inviable. Es algo impensable para ellas. La diferencia es notable.