El Norte de Castilla

Los vecinos del Salvador honran en su fiesta a la Virgen de la Paloma

fotogalería

La Virgen de la Paloma, en procesión, por las calles del barrio del Salvador. / M. R.

  • El popular barrio cuellarano vive sus días grandes durante la celebración del Henarillo

Entre las dianas y pasacalles, el repique de las campanas y el sonido de los cohetes amanecieron ayer los vecinos del barrio de El Salvador, en el día grande de sus fiestas del Henarillo, que se celebran desde el pasado viernes en honor a la Virgen de la Palma y que continuarán hasta mañana martes. Las actividades festivas comenzaron el pasado viernes con un gran ambiente festivo en el barrio y la música de Al Zagal y La Keka en diferentes establecimientos hosteleros del barrio.

Tras una animada noche de víspera festiva, los más pequeños fueron los protagonistas de la jornada del sábado, cuando pudieron disfrutar de un concurso de pintura infantil, gracias a los voluntarios de la obra social ‘la Caixa’ y un parque recreativo con hinchables para los distintos grupos de edad, con el fin de que los no tan pequeños también tuvieran cabida en estas horas de diversión.

También el sábado comenzaron los actos litúrgicos, con la celebración de la misa de vísperas en la iglesia de El Salvador. Un concierto vermut de la Escuela de Dulzaina Collara, la presentación de la reina de las fiestas y la música de la discomovida completaron la jornada.

La música tiene un papel muy destacado en estas fiestas. Parte de ella llega de la mano de los establecimientos privados, que han apostado por grupos de la zona, y otra parte gracias a la organización de los actos festivos, que corre a cargo de la Asociación Cultural Barrio del Salvador, en colaboración con el Ayuntamiento de Cuéllar. Una música que tampoco faltó ayer y que en esta ocasión fue tradicional, gracias al sonido de las dulzainas y tamboriles, que pusieron los ritmos a las dianas y pasacalles y, tras la misa en honor a la Virgen de la Palma, también fueron la banda sonora de la procesión, que se prolongó durante unas dos horas, en las que las jotas y las danzas tradicionales castellanas no cesaron.

Decenas de personas acompañaron durante el trayecto a la Virgen de la Palma. Entre ellos vecinos del barrio, hermanos de la cofradía de la Virgen, visitantes de Cuéllar y otros puntos de la comarca, y las autoridades civiles y eclesiásticas. El lugar más destacado fue para el mayordomo de la Cofradía, cargo que este año ostenta Roberto Salamanca Ferreiro, que estuvo acompañado en todo momento por la reina de las fiestas del Henarillo de este año, su hermana María del Carmen Salamanca Ferreiro, y su dama y también hermana, Noelia Salamanca Ferreiro.

Los asistentes también animaron el trayecto con sus bailes, ritmos de castañuelas y tejoletas y sus ‘vivas’ a la Virgen, con los que dieron paso a otra de las tradiciones del barrio: la rotura de pucheros por parte de los más pequeños. Decenas de niños participaron en este divertido juego en el que, junto a caramelos, globos y distintos juguetes, los botijos de barro portaban sorpresas en forma de harina o serrín. La jornada se cerró por la tarde con el concierto del grupo Tierra Antigua.

La fiesta de El Salvador continuará hoy a las 20.00 horas, cuando la iglesia del barrio acoja la misa de difuntos, a continuación de la cual tendrá lugar el tradicional cambio de varas entre los hermanos de la cofradía. En este acto el mayordomo de este año, Roberto Salamanca, entregará lavara de mando a quién ocupará el cargo durante las próximas fiestas, ya en 2017, lo que le corresponderá a Álvaro Velasco. La jornada se cerrará a partir de las 22:00 horas con una degustación de sopas de ajo, amenizada de nuevo por la música de la dulzaina y el tamboril.

Los actos festivos en el barrio se prolongarán hasta el martes, cuando tendrá lugar la XVIII concentración de dulzaina y tamboril, en la que se darán cita decenas de músicos de toda la comarca. Además de amenizar la tarde, también llenarán con sus ritmos uno de los actos más multitudinarios de las fiestas, la degustación de un guiso de patatas con carne, en el que se emplearán 400 kilos de patatas y 72 de carne, además de varias decenas de otros ingredientes como cebollas o pimientos y varios litros de aceite. Con todo ello se obtendrán en torno a un millar de raciones que se repartirán entre todas las personas que acudan a la cita. Desde la organización esperan que el buen tiempo de estos días continúe acompañando el desarrollo de las fiestas, que se cerrarán con una fiesta con música de los años 80 y regalos.

Para poder sufragar los gastos que supone la organización de estas fiestas, desde la Asociación Cultural del Salvador se ponen en marcha diversas iniciativas, como la realización de porras o la venta de pequeñas cazuelas de barro con el lema del Henarillo. Cada pieza cuesta 2,5 euros y con su adquisición se pone un pequeño granito de arena para recaudar fondos para seguir organizando los actos festivos del barrio. Los interesados pueden adquirir estos objetos en los distintos establecimientos hosteleros del barrio.