El Norte de Castilla

Jesús Grande, alcalde de Villacastín.
Jesús Grande, alcalde de Villacastín. / El Norte

PSOE y C's piden al dimisión del alcalde de Villacastín

  • villacastín

  • Jesús Grande está acusado de un delito de prevaricación

El alcalde de Villacastín, Jesús Grande (Partido Popular), pasó ayer por el Juzgado de lo Penal numero 1 bis de Segovia como acusado por un delito de prevaricación presuntamente cometido durante el anterior mandato, cuando se contrató a un empleado municipal como oficial de segunda-electricista «obviando a los candidatos enviados por la oficina del Ecyl», en palabras de la portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Villacastín, Estefanía de Miguel. Sin embargo, el regidor no llegó a declarar porque la vista fue suspendida al pedir la Fiscalía una pena mayor de la que en un principio se solicitaba, y se trasladó la competencia a la Audiencia Provincial de Segovia.

PSOE y Ciudadanos –ambos con representación municipal– han pedido la dimisión de Grande al entender que los hechos que ahora se están enjuiciando «solo son una de las muchas irregularidades de todo tipo que se están cometiendo en el Ayuntamiento de Villacastín», según el portavoz de C’s en el Consistorio, Julio Barroso.

Por su parte, la portavoz socialista recuerda que los hechos se remontan a 2011, aunque la Corporación no tuvo conocimiento hasta un año después, tras un accidente laboral sufrido por el empleado municipal. «Supimos entonces que el trabajador no tenía la titulación requerida para el puesto, algo que el señor Grande nos ocultó en todo momento», dijo la portavoz socialista, que acusa al regidor de Villacastín de irregularidades en el proceso de selección, ya que «se prescindió de los cinco candidatos enviados por el Ecyl para cubrir la oferta de empleo publicada por el Ayuntamiento y el alcalde obligó a contratar al mencionado operario que no tenía la cualificación profesional exigida».

Los socialistas denunciaron el caso ante la Fiscalía abriéndose una investigación y tramitándose diligencias previas en el Juzgado de Instrucción de Santa María la Real de Nieva, «ante lo cual el alcalde de Villacastín optó por rescindir el contrato al operario», explica De Miguel, que emplaza a Jesús Grande a asumir su responsabilidad política y dimitir, «porque no es digno de seguir al frente de nuestro municipio alguien acusado de prevaricación».

«Van a por mí»

Por su parte, el alcalde de Villacastín está tranquilo. De momento, ni siquiera ha sido juzgado, «porque la vista se ha suspendido», matizó. Grande cree que se trata de una persecución personal, motivada por viejas rencillas. «Van a por mí y hasta que no me vean fuera del Ayuntamiento no van a parar, pero los ciudadanos me han dado la mayoría absoluta dos veces», señaló. El alcalde defiende la limpieza de contratación. «Se verá en el juicio que todo se hizo bien, conforme a la legalidad establecida», dijo.