El Norte de Castilla

Los funcionarios distinguidos posan con la subdelegada del Gobierno y el director de la prisión, ayer. El Norte
Los funcionarios distinguidos posan con la subdelegada del Gobierno y el director de la prisión, ayer. El Norte

La fiesta de la Merced premia la labor de los funcionarios de prisiones

  • El acto conmemorativo se desarrolló en el interior del Centro Penitenciario de Perogordo

La subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, presidió ayer la celebración de la patrona de Instituciones Penitenciarias, Nuestra Señora de la Merced, en el Centro Penitenciario de Perogordo, a la que asistieron, además de numerosos funcionarios del centro, representantes de las instituciones de la provincia.

Sanz reconoció «el trabajo que realizan los voluntarios de las diferentes organizaciones y asociaciones, además de los profesores, personal sanitario, servicios de empleo del Gobierno y la Junta de Castilla y León, Diputación Provincial, asociaciones de empresarios, entidades de crédito, y el propio Ayuntamiento de Segovia. Todos ellos con el objetivo común de realizar una labor tan delicada y digna como esta: la socialización de quienes un día se aliaron con el delito», manifestó la representante del Gobierno central.

La subdelegada felicitó a los trabajadores que han cumplido veinticinco años de servicio en Instituciones Penitenciarias, y que recibieron sus placas y diplomas conmemorativos en el homenaje.

También subrayó Pilar Sanz la labor de la voluntaria de Cruz Roja, Nieves González, quien ha sido reconocida también con una placa, por llevar impartiendo desde hace diez años, un taller de acuarela a los internos con problemas de alcoholismo y drogadicción.

Pilar Sanz dio algunos datos sobre el Centro de Inserción Social José Antón Oneca, ubicado junto a la prisión segoviana. «Desde su apertura, en marzo de 2008, son muchos los condenados en régimen de tercer grado que han pasado por él, con el fin de iniciar su preparación para la vida en libertad. La tarea educativa que realizáis en este centro, más compleja ya de lo habitual, es la vuelta de tuerca final y fundamental para la reinserción total del interno. De hecho, la posibilidad de reincidir como delincuentes de los condenados que pasan por el CIS, se reduce un 40% respecto a los que no lo hacen».

Temas