El Norte de Castilla

El teniente coronel Ramírez toma posesión como jefe de la Guardia Civil en Segovia

vídeo

El nuevo mando, durante el acto de toma de posesión. Antonio de Torre

  • El nuevo mando asegura que en tiempos de crisis, el servicio debe ser el mismo

Mañana calurosa, con el sol en todo lo alto, la que se vivió este jueves en el cuartel de la Guardia Civil de la Dehesa. Un lugar que estuvo de celebración por la toma de posesión del teniente coronel José Luis Ramírez Gómez como jefe de la Comandancia de la Benemérita en la provincia de Segovia.

El acto estuvo presidido por la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, acompañada por el jefe de la XII Zona de la Guardia Civil, el general José Manuel Díez Cubelos, y por la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz.

Fotos

  • Así fue la toma de posesión

Eran las once cuando tomaron sus correspondientes sitios todas los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas junto a los representantes institucionales segovianos locales, provinciales, regionales y estatales.

El acto comenzó con el general José Manuel Díez pasando revista a toda la formación presente. A continuación, el teniente coronel José Luis Ramírez procedió a dar su discurso. Ramírez nació en Seo de Urgel, Lérida, está casado y tiene cuatro hijos. Le preceden veintitrés años de experiencia en el cuerpo, con un amplio listado de condecoraciones civiles y militares, entre las que destacan la Cruz al Mérito de la Guardia Civil, con distintivo rojo, y tres cruces de Plata al Mérito de la Guardia Civil. Ha estado destinado en lugares como Washington, en los Estado Unidos.

El nuevo jefe de la Comandancia de Segovia agradeció a todos sus compañeros y familia por acompañarle en un momento «tan importante y de tanta transcendencia personal y profesional». El teniente explicó lo que significa para él este nombramiento: «Es un orgullo y un honor; y también supone ocupar uno de los destinos más atractivos y a la vez, exigentes en la Guardia Civil». Recordó sus inicios «comiendo polvo» en Zaragoza y siguió con unas palabras dirigidas a los componentes de la Comandancia de Segovia: «Sentíos orgullosos, como yo me siento, de pertenecer a la Guardia Civil, por todos los valores que encarna y que la hacen merecedora del cariño y respeto de todos los que la conocen». Destacó tres palabras en su discurso, honor, lealtad y sacrificio, valores que, según Ramírez, están «inscritas en muchos de los monolitos donde se rinde homenaje a los que dieron su vida sirviendo a España».

La crisis también estuvo presente en su discurso, en el que aseguró ser consciente de las limitaciones de personal y medios que esto ha provocado. Sin embargo, afirmó que el servicio será el mismo y que en primera persona se sacrificará en beneficio de los ciudadanos. Finalizó su discurso recordando precisamente a todos los fallecidos en tiempo de servicio.