El Norte de Castilla

Los naveros despiden al Cristo de la Expiración

Un grupo de peñistas baila delante de la carroza del Cristo de la Expiración.
Un grupo de peñistas baila delante de la carroza del Cristo de la Expiración. / F. de la Calle
  • La procesión de regreso a la ermita mantuvo la tradición y se prolongó durante más de cuatro horas

La localidad vivió ayer el festejo religioso más importante de sus fiestas patronales en honor al Cristo de la Expiración, con el traslado de su imagen desde la iglesia parroquial hasta su ermita santuario, donde permanecerá hasta las fiestas del año que viene. Como es tradición, la procesión se desarrolló a lo largo de más de cuatro horas acompañada de las jotas de la banda de Nava que dirige Carlos Badenes y de un grupo de dulzainas y tamboriles.

Antes de entrar la imagen al templo, se procedió a subastar las andas entre todos los fieles. Tras su finalización, la banda y el vecindario recorrieron la Calle Real al son de los pasodobles hasta la Plaza Mayor, donde innumerables hileras bailaron el ya tradicional ‘Paquito el chocolatero’.

Por otro lado, son muchas las críticas que está recibiendo el Ayuntamiento por el ganado que se ha visto en los dos encierros urbanos celebrados hasta el momento. «Este año el ganado que se ha echado en Nava de la Asunción ha sido una vergüenza. Toros chicos, capados, corridos», comentó Adolfo, un vecino, sobre los astados de los encierros. De la misma opinión son muchos más vecinos de Nava, que sin embargo salvan a las reses del concurso de recortes porque «han dado buen juego y la gente lo ha pasado bien», señaló Jesús.

Evolución favorable

Roberto Aceves, el herido por asta de toro en el concurso de cortes del domingo evoluciona favorablemente y no ha dudado en contestar en las redes sociales a todo el que se ha interesado por su estado de salud. «Estoy bien, ha sido una buena paliza y unos rasguños, pero nada serio al parecer. Muchas gracias por todo», ha señalado en una de sus cuentas.

Hoy martes, a mediodía, se celebrará el tercer encierro urbano por las calles de la localidad y por la tarde llegará la novillada. Ya por la noche le tocará el turno a la pelota a mano en el polideportivo cubierto municipal.