El Norte de Castilla

El PP duda de que el nuevo transporte urbano funcione dentro de un año

Presentación de los nuevos autobuses de Urbanos de Segovia en marzo de 2015.
Presentación de los nuevos autobuses de Urbanos de Segovia en marzo de 2015. / El Norte
  • El grupo popular registra su propuesta, que plantea vehículos híbridos y una línea del casco histórico que pase por el Acueducto

El grupo municipal del Partido Popular no renuncia a «criticar firmemente la inoperancia, incompetencia y falta de previsión del equipo socialista del Ayuntamiento». Esta declaración realizada ayer por la portavoz Raquel Fernández, surge del retraso para aprobar el pliego del nuevo contrato de transporte urbano, pues entiende que «el procedimiento tenía que haber empezado hace año y medio» y duda de que el equipo de Clara Luquero cumpla los plazos anunciados –el pliego redactado este mes, el contrato adjudicado en marzo de 2017 y los nuevos autobuses funcionando en septiembre– porque, aunque el pleno de octubre apruebe las condiciones técnicas y jurídicas, no habrá tiempo suficiente para que la nueva flota esté operativa en el primer trimestre del año próximo.

Los populares registrarán en breve sus propuestas completas para la redacción del pliego del transporte urbano, y las presentaron ayer en rueda de prensa para explicar que su planteamiento «trata de mejorar los defectos» de un servicio cuyo actual contrato debería haber finalizado en junio de este año. Una razón esta para que Fernández concretara sus críticas en dos aspectos, en que el equipo socialista tendría que haber tenido la documentación del pliego en junio y así evitar «un retraso mínimo de un año y tres meses», y en que los actuales autobuses, con «prácticamente la mitad de la flota obsoleta», pasarán otro invierno después de un verano con «averías reiteradas y constantes».

Fernández compareció con su compañero de grupo Juan Antonio Miranda para presentar sus propuestas, enfocadas a dotar a la red de transporte urbano «del servicio que necesita Segovia» y abiertas «al debate, a las críticas y las aportaciones que puedan mejorarlas». Con este «sentido deportivo», declaró Miranda, el planteamiento del PP tiene en cuenta distintas posibilidades para aumentar la seguridad y la información de los usuarios y la calidad del servicio, si bien el concejal advirtió que las han realizado sin conocer el documento final, partiendo de la presentación ‘power point’ que les facilitaron a finales de julio.

El PP cree que en este asunto «debe primar el consenso», pero antepone la premisa de que el diseño de la red de transporte responda a las necesidades de la ciudad y a que sea «equilibrado», para que «la vida sea más cómoda en todos los barrios»; también que los autobuses sean adecuados a las calles y a los servicios, y por eso propone la opción de los autobuses eléctricos o híbridos en el casco histórico y otros específicos en las líneas a la estación del AVE.

Otra condición que se dé prevalencia al concepto de frecuencia más que al de capacidad, y su propuesta incide en las medidas «tendentes a facilitar el trabajo de los conductores», como rediseñar la situación de las paradas, el mantenimiento y limpieza de los vehículos y la dotación de servicios para el personal en las paradas cabecera, y otras dirigidas al usuario, entre otras la de darle información en tiempo real en la parada y horarios regulares y fáciles de recordar. Miranda destacó que su propuesta resuelve la diferencia entre zonas que crea la del equipo de gobierno, que «en la zona este tiene muchos autobuses y en la centro no hay ninguno, y nuestra propuesta ‘cose’ el resto de las líneas».

Así sería si se aceptaran sus planteamientos de ampliar el recorrido de la línea 9 del casco histórico al Hospital General y el centro de Salud de San Lorenzo, para lo que es necesario que siga pasando bajo el Acueducto, y de mantener las dos líneas a Segovia-Guiomar.