El Norte de Castilla

La Fuencisla lucirá «espléndida» en el centenario de su coronación canónica

El presidente de la Cofradía de la Fuencisla, Julio Borreguero, muestra el Manto del Sol, que lucirá la patrona los próximos días.
El presidente de la Cofradía de la Fuencisla, Julio Borreguero, muestra el Manto del Sol, que lucirá la patrona los próximos días. / Antonio de Torre
  • La imagen subirá el jueves a la Catedral por la Calle Real, como hace cien años

En este 2016 se conmemora el centenario de la coronación canónica de la Virgen de la Fuencisla y se avecinan días muy especiales. La cofradía de la Virgen trabaja desde hace tiempo en la preparación de la celebración. El objetivo es que todo salga perfecto.

Para empezar, la imagen lucirá «espléndida» el próximo jueves 15 de septiembre, día en que partirá desde su santuario con dirección a la Plaza Mayor. En esta ocasión, la imagen vestirá el Manto del Sol, un juego compuesto de tres piezas. La principal es el propio manto, en color blanco, bordado en oro y donde también tiene «bordadas las letanías de la Virgen», según ha explicado el presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de la Fuencisla, Julio Borreguero. La segunda pieza es el delantal, donde lleva bordado en oro un sol y la tercera pieza, la correspondiente al Niño Jesús, es otro delantal blanco.

La vestimenta no será la misma que lució el día de su coronación porque en aquel entonces la Virgen llevaba el manto blanco que años atrás le regalara la reina María Cristina. Los ropajes que lucirá para esta ocasión son también muy especiales. Datan de principios del siglo XIX, regalo «de todos los segovianos». De ahí que la Cofradía de la Virgen de la Fuencisla haya seleccionado esta vestimenta para esta ocasión tan especial porque «es una joya de manto», tal y como detalla Borreguero.

A diferencia de otros años, la imagen llevará el mismo manto el día de la subida y el de la bajada, prevista para el 25 de septiembre, ya que todos los años se le pone uno diferente, seleccionado de entre los 33 mantos que tiene la Virgen, que están todos guardados en su morada.

El día 15, cuando suba al santuario serán, como siempre, las camareras las encargadas de vestir a la imagen por la mañana, que estará en el altar por dentro de las verjas. Son cuatro mujeres que la visten con sumo cuidado y delicadeza, y que tienen este cargo tras haberlo solicitado y ser valoradas por la Junta de la Cofradía de la Virgen de la Fuencisla. De hecho, «estamos deseando que haya chicas jóvenes que lo soliciten porque las camareras se renuevan cada dos años», apunta Borreguero. Ya por la tarde, a una hora sin determinar, la imagen se trasladará a la carroza. El vehículo que transportará a la patrona también brillará con luz propia este 2016 porque ha sido reformado «entero», siendo «una de las cosas que más ha costado», junto con los conciertos previstos y la procesión.

En ella se ha instalado un trono del siglo XVII y encima se colocará la imagen de una manera bien visible. Además, a la carroza se le han colocado faldillas nuevas, que son de color azul claro. Otra de las diferencias de este año tan especial es que la imagen saldrá con la corona puesta del santuario, la que diseñó Florentino Trapero y realizada por los orfebres Otero y Rióperez, cuando lo normal es que otros años se la impongan en la Catedral. Pero es que desde la Cofradía quieren que esté espectacular desde el mismo instante que salga de su santuario montada en su carroza. Antes de partir hacia la Plaza Mayor, y sobre las 17:45 horas, está previsto que la Cofradía de la Virgen de la Fuencisla de Valladolid le haga una ofrenda, aunque «todavía no se sabe cuál es», ha puntualizado Borreguero.

Calles engalanadas

Y comenzará el traslado de la imagen para llegar a la Plaza Mayor, donde se ha intentando recrear los algunos de los detalles que ocurrieron hace cien años. Por ejemplo, la imagen saldrá escoltada por una escuadra a caballo de la Guardia Civil que vendrá desde Madrid «ex professo» porque «la Virgen hace cien años fue escoltada por la Guardia Civil». En el Azoguejo tendrá «un recibimiento especial», sobre las siete de la tarde. Allí estarán las cruces parroquiales territoriales, es decir, la de San Millán, San Martín, San Miguel, San Marcos, la Minerva y la Adoración Nocturna, con sus respectivos pendones, además de la de la Junta de Cofradías. En el Azoguejo también la esperará un escuadrón de Guardias Civiles ataviados con un traje de época.

Una vez aquí, se producirá otra de las novedades de este año. La imagen no subirá por la calle San Juan como en otras ocasiones, sino por la Calle Real como lo hiciera hace cien años. En aquel entonces, la Virgen de la Fuencisla se encontró el recorrido engalanado de una forma espectacular. Por eso, los responsables de la Cofradía de la Virgen de la Fuencisla piden la colaboración de todos los segovianos para que el jueves 15 de septiembre adornen los balcones y las galerías «con colgaduras y tapices como hace cien años». El recorrido por la Calle Real será toda una fiesta pero no menos su llegada a la Plaza Mayor, prevista para las 20:30 horas frente al Ayuntamiento. Allí será recibida por las autoridades eclesiásticas, civiles y militares, además de la música del grupo de dulzaineros de La Esteva, que tocará la marcha de los Reyes Católicos. Como colofón a este acto, el obispo de Segovia, César Franco, impondrá la medalla en oro a la imagen de la que «sólo hay una», detalló Borreguero.

Bajada

Sin duda, otro día especial será la bajada de la imagen, el domingo 25 de septiembre, a las 17:00 horas. En esta ocasión estará acompañada por las autoridades religiosas, civiles y militares, así como por la unidad de alumnos de la Academia de Artillería. En el Azoguejo será despedida con danzas y con las palabras del obispo de la diócesis. Durante todos estos días habrá diversos actos en honor a la patrona, como el que tendrá lugar hoy, cuando se celebrará un concierto especial en honor a la Virgen interpretado por la Coral Ágora en la iglesia del Seminario, a partir de las 19:30 horas. El novenario en la Catedral se desarrollará del 16 al 24 de septiembre a las 19:30 horas y del 17 al 25 de septiembre la novena de los jóvenes. El miércoles 21 tendrá lugar la ofrenda de flores y el viernes 23 de septiembre la ofrenda de frutos.