El Norte de Castilla

El concurso de tapas de San Miguel reunirá a veintiún establecimientos

El jurado, durante el concurso del año pasado.
El jurado, durante el concurso del año pasado. / M. R.
  • Bares, restaurantes y pastelerías ofrecerán al público sus creaciones de cocina en miniatura del 29 de septiembre al 2 de octubre

La convocatoria del concurso de tapas Fiestas de San Miguel, que realiza el Ayuntamiento de Cuéllar, reunirá este año a veintiún hosteleros de la localidad, que tratarán de hacer disfrutar de la buena cocina cuellarana y de sus creaciones en miniatura a los miles de vecinos y visitantes que se acerquen hasta la localidad desde el jueves 29 de septiembre hasta el domingo 2 de octubre, fechas que comprende la celebración del certamen.

Quienes se acerquen a la localidad durante estas jornadas podrán disfrutar, tanto por la mañana como por la tarde, de propuestas muy variadas, desde la ‘Tosta ibérica’ hasta la ‘Brocheta de pollo agridulce’ o el ‘Salmón con aguacate’, pasando por otras con nombres más sugerentes que habrá que degustar para descubrir su contenido, como ‘Día de fiesta’ o ‘Muerdorime’. Las tapas se podrán probar en los establecimientos cervecería Alaska, bar Castilla, Cantábrico, Casa Román, pastelería Delicias, Chaplin, Dori, El Pícaro, figón El Sotanillo, café Estival, La Estación, La Gaviota, Las Aldabas, Las Bolas, MiCasa Restaurante, Naipe, kiosko bar Paseos de San Francisco, burguer Piscis, hostal mesón San Francisco, bar Valladolid y bar Yon-Ba.

Todos sus responsables deberán presentar su tapa de concurso el miércoles 21 de septiembre en el palacio de Pedro I, para que el jurado profesional realice la degustación y valoración de las creaciones presentadas a concurso. Su selección no se hará pública hasta comprobar el resultado de la votación popular que se realizará durante los días de concurso. Con la unión de ambas se obtendrá el ganador de esta edición.

Cada establecimiento participará en el certamen con una única tapa, que será identificada visiblemente como pincho concursante con su nombre. Asimismo podrá disponer de la variedad de propuestas que ofrece habitualmente. Según marcan las bases, todas las tapas deberán ser elaboradas de forma artesanal y, si es posible, utilizar en su elaboración alimentos de Segovia. La tapa de concurso tendrá un precio fijo de 1,20 euros.

El concurso está dotado con tres premios. Uno de ellos, la mejor tapa del concurso, consistirá en una distinción honorífica concedida por el Ayuntamiento de Cuéllar, y su ganador se obtendrá de la suma de las votaciones del jurado profesional y del jurado popular, que podrá emitir su voto a través de papeletas que se facilitarán en los establecimientos participantes, junto con un díptico informativo sobre los mismos y un plano de situación.

El jurado profesional estará formado por cinco personas relacionadas con los sectores de la hostelería y el turismo y sus votos supondrán el 50% total de la puntuación, mientras que el porcentaje restante le corresponderá al jurado popular, que se pronunciará introduciendo las papeletas de participación en las urnas dispuestas en cada uno de los establecimientos participantes. Formar parte del jurado también supone la participación en el sorteo de seis comidas en establecimientos de la villa. Para ello, los participantes deben conseguir tener en su tarjeta de votación el sello o pegatina de al menos cinco establecimientos diferentes, lo que se entregará al realizar la consumición.

También habrá un premio, patrocinado por la empresa Mahou, a la mejor tapa innovadora, y un tercero que concederá la Diputación Provincial de Segovia, a través de su marca Alimentos de Segovia. Ambas entidades colaboran en el concurso. La cerveza asume la parte más importante de la promoción del mismo y diversos gastos de organización, al igual que el gobierno provincial, que apoya la cita económicamente. Entre los colaboradores también se encuentra El Norte de Castilla, que acercará toda la información sobre el certamen a sus lectores.