El Norte de Castilla

El 62% de los nuevos alumnos de IE Universidad procede del extranjero

El hispanista John Elliott, en el momento de la lección inaugural, ayer.
El hispanista John Elliott, en el momento de la lección inaugural, ayer. / Antonio de Torre
  • La institución empieza el curso con 2.300 estudiantes en sus campus de Segovia y Madrid

El Aula Magna de IE Universidad acogió ayer la solemne ceremonia inaugural del curso 2016-17, que en el campus segoviano de Santa Cruz la Real contará con 860 nuevos alumnos de 76 nacionalidades. IE Universidad se confirma así como un referente para estudiantes internacionales, ya que el 62% de los nuevos alumnos procede de fuera de España. En dos sesiones, matutina y vespertina, la comunidad académica del centro dio la bienvenida a los nuevos, más hombres (52%) que mujeres (48%). La institución cuenta con una comunidad global de 2.300 alumnos de 102 nacionalidades entre los campus de Segovia y Madrid, y un claustro único integrado por cerca de 400 expertos nacionales e internacionales.

El antiguo convento de Santa Cruz la Real se engalanó para dar la bienvenida a alumnos y profesores en una ceremonia que contó con la presencia del rector, Salvador Carmona; el vicepresidente de IE, Diego del Alcázar Benjumea; el presidente del consejo consultivo de IE Universidad, Rafael Benjumea; el vicepresidente de Open Learning del Massachussets Institute of Technology, Sanjay Sarma; y la rectora de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, Imelda Rodríguez, entre otras autoridades procedentes del mundo académico, social y político.

A la ceremonia acudió el profesor John Elliott, premio Príncipe de Asturias en 1996, considerado uno de los mayores hispanistas anglosajones y uno de los máximos conocedores de la Edad Moderna en España. Elliot tuvo el honor de pronunciar la lección inaugural en la sesión de mañana, mientras que David Suárez, consultor en cuestiones de estrategias, organización y transformación de empresas en PwC, impartió la conferencia inaugural para la sesión de la tarde.

Como novedad, en este curso se impartirá un nuevo grado, Gestión de Sistemas de Información, un programa de cuatro años impartido en inglés, que posicionará a los alumnos en la vanguardia del mundo digital y que les permitirá tener un impacto en la intersección entre la tecnología y los negocios. «Este grado surge por el compromiso de la universidad con las nuevas tecnologías. Tiene elementos comunes con las demás que carreras que aquí se cursan por lo que ayudará bastante», señaló el rector de IE Universidad. Este grado se unirá a los ya existentes, Administración de Empresas, Arquitectura, Comunicación, Derecho, Psicología, Relaciones Internacionales y Sistemas de información, todos oficiales en castellano e inglés.

Por su parte, el vicepresidente de Open Learning del Massachussets Institute of Technology (MIT), Sanjay Sarma, habló en nombre del MIT como institución invitada, cuya presencia en el acto de apertura de curso muestra las excelentes relaciones entre ambas entidades educativas, que comparten una proyección internacional en todos sus programas y una apuesta por la innovación y las nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza. Sarma recordó a los alumnos lo importantes que son las nuevas tecnologías y cómo influyen en sus vidas, subrayando que nunca tienen que olvidar los valores que conlleva el ser humano y que las máquinas no pueden tener.

«Edad antihistórica»

John Elliott ofreció la lección inaugural de la sesión matutina, algo de lo que se sintió muy agradecido al poder impartirla. Elliott señaló en su discurso «que vivimos en una edad ‘ahistórica’ e incluso ‘antihistórica’, una edad de la información instantánea, en la que si no se toma distancia es imposible distinguir entre lo que es más o menos importante y realizar un juicio equilibrad». El hispanista hizo referencia a la actualidad política aludiendo «que hoy día hay una tendencia a comparar a los políticos, con los del pasado sin darse cuenta de que en su tiempo estos también fueron considerados mediocres». El premio Príncipe de Asturias aseguró que la globalización trae retos imprevistos, pero incluso estos retos no son tan nuevos como a menudo parecen.

También tuvo tiempo Elliott de analizar las consecuencias del brexit, pues teme que se hagan virales: «La Unión Europea es un sueño noble que ha hecho mucho para sostener y dar fuerzas a los ideales de la democracia liberal, y hay un gran deseo de unión y de igualdad». Desde su punto de vista, considera que se ha inclinado demasiado hacia una uniformidad centralizada a expensas de la diversidad histórica que ha hecho que Europa sea una de las partes más creativas. «La unión puede durar si es orgánica y no impuesta; necesita ser cultivada por todos», afirmó. Para finalizar, Elliott señaló que «los historiadores deben alzar su voz en un mundo tan incierto como el de hoy, deben cuestionar los mitos de un nacionalismo que mira hacia dentro y que produce respuestas simples a problemas difíciles y que crea un sentido peligroso del victimismo».