El Norte de Castilla

Segovia y su alfoz tienen reservas de agua superiores a la media de los últimos diez años

Aspecto actual del embalse del Pontón Alto a la altura de la presa.
Aspecto actual del embalse del Pontón Alto a la altura de la presa. / Antonio de Torre
  • El embalse del Pontón Alto está al 69% de su capacidad total y el de Puente Alta, al 74%

  • Cinco pueblos de la provincia tienen problemas de suministro y la Diputación los ayuda con agua embotellada

Las reservas de agua para el abastecimiento de los pueblos del alfoz y de Segovia capital han descendido desde mediados de agosto entre un 18% y un 13%, según se mire a la cantidad embalsada en Puente Alta (Revenga) o en el Pontón Alto. Los datos facilitados ayer por la concejala de Obras y Servicios, Paloma Maroto, indican que el primer embalse contiene el 74,1% de su capacidad de 2,4 hectómetros cúbicos (el mes pasado tenía el 87,5%), con 1,78 hectómetros cúbicos de agua, y el segundo, con 5,1 hectómetros cúbicos, está al 69% de su capacidad total de 7,4 (en agosto estaba al 86,5%). Ha bajado de forma apreciable, por tanto, el agua embalsada en las dos principales fuentes de suministro a la población, como es lógico por el consumo y por el fuerte estiaje de los ríos Frío y Eresma, pues las precipitaciones han sido más que escasas en los últimos meses, aunque haciendo la media de los dos embalses la media está por encima del 70%. Y, por supuesto, la situación en mucho mejor que la de 2009, cuando dada la escasez de lluvias y después de un verano muy seco el Pontón Alto registró en octubre el mínimo histórico de agua embalsada, que llegó a ser de solo el 16,2% de su capacidad.

No obstante, Maroto subraya que las reservas de agua están mejor este año que el pasado y son superiores a la media de los últimos diez años. Aún con este verano caluroso y sin lluvias. La pluviosidad de la pasada primavera, que fue «muy buena», llenó los embalses hasta rebosar (las precipitaciones en la cuenca del Pontón Alto desde el principio del año hidrológico suman 514 litros por metro cuadrado). De aquellas lluvias vienen estas reservas.

Pero el calor de septiembre y la previsión de un otoño más cálido y con menos precipitaciones de lo normal (según la predicción estacional de la Agencia Estatal de Meteorología) mantienen en alerta a los servicios municipales porque puede llegar el final del año hidrológico y el invierno con poco agua represada. «Si no llueve podemos terminar el otoño mal», advierte la concejala.

De ahí que Paloma Maroto mantenga vigentes las recomendaciones a los vecinos para que lleven a cabo un «ahorro responsable» en el consumo de agua. A pesar de que los niveles de agua embalsada sean aceptables y superiores a los de los últimos años y de que, como reserva adicional, el Ayuntamiento de Segovia cuente con los pozos del acuífero de Madrona, cuyas instalaciones de bombeo han sido revisadas este verano para que, si son necesarias, funcionen a pleno rendimiento.

Además, en la estación potabilizadora se ha comprobado que el gasto de agua por día se ha reducido. Según los últimos datos, la media diaria de agua tratada el pasado mes de agosto en las dos estaciones de tratamiento de Segovia, la del Rancho del Feo y la de los Depósitos de la carretera de La Granja, fue de 18.327 metros cúbicos, frente a los 18.639 metros cúbicos de agosto de 2015. Si se considera una población abastecida de en torno a 60.000 personas, el gasto de agua por habitante y día es de 334 litros.

Licitación de la Etap

Mientras, el Ayuntamiento está inmerso en el proceso para adjudicar la gestión de las estaciones potabilizadoras, que tiene un presupuesto base de licitación de 462.442 euros anuales para un contrato de cuatro años prorrogable por otros dos. Indica Maroto que han presentado ofertas ocho empresas y hace una semana la mesa de contratación abrió el primer sobre, el de las condiciones administrativas. Uno de estos días abrirá el segundo, el de las propuestas de servicio y mejoras y la previsión es adjudicar el contrato en octubre.

Cinco núcleos de la provincia sin agua

El embalse más grande de la provincia de Segovia, el de Linares del Arroyo del río Riaza en Maderuelo, tiene ahora 31 hectómetros de agua y está al 54,4% de su capacidad, aunque por encima de la media de los últimos diez años y garantiza el abastecimiento y el riego de la zona nordeste de la provincia. Sin embargo, a día de hoy cinco poblaciones de Segovia tienen problemas de abastecimiento, según informa la Diputación Provincial. Son Ortigosa del Pestaño; Aldeanueva del Codonal, donde la falta de agua está en vías de solución porque se va a poner una fuente con una depuradora para que los vecinos puedan coger el agua allí; y en Balisa, Ochando y Paradinas (núcleos de Santa María la Real de Nieva), a los que se les está suministrando agua embotellada.