El Norte de Castilla

Los festejos taurinos reúnen a cientos de aficionados en la plaza de España

Eusebio Fernández, durante la faena.
Eusebio Fernández, durante la faena. / C. V.
  • Los novilleros Santiago Romero y Eusebio Fernández arrancaron los aplausos de los tendidos de la plaza rectangular

Mucho se habla de las fiestas patronales de la provincia de Segovia y de su ambiente de toros y encierros, que sin lugar a dudas son los grandes protagonistas de las mismas, pues proporcionan gran animación en todos los lugares donde se celebra.

En Turégano, el lunes y martes de fiesta, se celebran los tradicionales encierros por la mañana y las novilladas sin picadores por la tarde. Por ser uno de los pocos pueblos que aún ofrecen de forma gratuita este tipo de espectáculos, a la hora de los festejos taurinos, las calles muestran su máxima ebullición y el pueblo recobra un colorido especial. El Coso taurino se encuentra ubicado en un lugar estratégico del pueblo como es la plaza Mayor, cuyas gradas de madera, se montan y desmontan cada año para que el público puede presenciar los espectáculos.

En la tarde del lunes día 5, con excesiva temperatura en los tendidos de sol, se lidiaron cuatro novillos, para los novilleros Santiago Romero, de México, y Eusebio Fernández, de Sepúlveda, y suelta de vaquillas para los mozos. Santiago Romero en el primero de su lote, dio destacados pases de muleta y puso bien las banderillas, pero no tuvo suerte con el estoque. En el segundo de su lote, la dificultad del novillo que se mostró peligroso desde el principio, le obligó a darle varios muletazos a la defensiva, en la suerte suprema, dio un primer pinchazo hondo con el estoque y un segundo muy caído, y el toro dobló con el descabello.

El segoviano Eusebio Fernández, en el primero de su lote, recibió al toro con una revolera por serpentina y dos buenos lances, realizó una meritoria faena de muleta por los dos pitones, pero falló en la suerte suprema, y en el segundo, lances con buen remate y meritorios pases de muleta pero no remató bien la faena con el estoque, doblando el toro en la tercera estocada.