El Norte de Castilla

El Ampa de Torrecaballeros pide a Educación que no masifique el aula de primero de Infantil

Edificio del colegio Marqués de Lozoya de Torrecaballeros.
Edificio del colegio Marqués de Lozoya de Torrecaballeros. / A. de Torre
  • Los padres reclaman a la Dirección Provincial que mantenga la ratio de 25 alumnos por clase y no la de 27

La Asociación de Madres y Padres (Ampa) del colegio Marqués de Lozoya ha pedido, mediante una carta dirigida al director Provincial de Educación, Antonio Rodríguez, que desdoble el aula de Infantil, y le expresan su «preocupación por la situación a la que se enfrentan los niños de 3 años (primero de Infantil) que en pocos días comienzan el curso», que «vivirán su primera experiencia escolar apiñados en un aula con 27 compañeros».

Según el Ampa, en el periodo ordinario de matrícula para el este curso se inscribieron 27 niños y en el anterior el centro contaba con dos líneas en casi todos los cursos, incluyendo primero de Infantil. «Sin embargo, la dirección del colegio comunicó a madres y padres que en el nuevo curso se tendrá solamente un aula de primero de Infantil porque el número de alumnos no alcanza los 28», añade la carta.

Este número surge, según se les ha explicado, de sumar un 10% de ‘tolerancia’ a la ratio establecida por la ley en Castilla y León, de 25 niños como máximo por unidad en Infantil y Primaria, pero a los padres de Torrecaballeros no les convence porque alegan que el centro no está en los supuestos previsto, al no haber variado el número de matriculados desde junio, no haber casos de permanencia de alumnos «y las necesidades son las ordinarias en la zona».

Por eso solicitan a Educación que «se aplique estrictamente la ley, y se mantenga el ratio de 25 niños por unidad», ya que lo que piden «supone que se mantengan los recursos que ya existían, no que se amplíen». Al respecto indican que, tras contactar con el inspector del distrito, Javier García Benedicte, «quien se limitó a decir que el número de corte es 27», y no 25 «como anuncia la Junta a bombo y platillo», les lleva a concluir que «aplicar siempre 27 es tomar el pelo a los contribuyentes» y « recortar recursos pone en peligro la supervivencia a medio plazo del colegio».