El nuevo servicio de transporte urbano adquirirá 15 autobuses y aumentará las frecuencias

Clara Luquero, en la presentación del borrador.
Clara Luquero, en la presentación del borrador. / A. Tanarro
  • La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, calcula que la nueva concesión entrará en servicio en septiembre de 2017

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, calcula que la empresa adjudicataria de la nueva concesión del transporte urbano de viajeros pueda tener implantado el servicio en el mes de septiembre de 2017. La regidora ha presentado este viernes un avance del pliego de condiciones y ha destacado que el objetivo es «mejorar y modernizar» el sistema.

No obstante, según Luquero, el servicio ya es de «bastante calidad» si se compara con el de ciudades como Ávila, cuya flota cuenta con 11 vehículos, por los 22 autobuses de Segovia, y la frecuencia de paso abulense es de aproximadamente media hora por los entre «15 y 22 minutos» de la capital segoviana. Precisamente, la frecuencia de paso es uno de los aspectos que Luquero ha destacado como mejoras que se introducen en el nuevo pliego. Así, se coordinarán líneas para que el paso por las paradas coincidentes sea cada menos tiempo, especialmente en las líneas 4 y 5, la Circular y la del barrio de Nueva Segovia, respectivamente, a las que, además, se añadirá un nuevo vehículo en cada caso.

En cuanto a la flota, Clara Luquero ha explicado que se adquirirán 15 nuevos vehículos, a los que se unirán los diez más recientes de los que circulan actualmente y todos ellos serán impulsados por gasoil, porque un «estudio» ha motivado el descarte de otras energías. El gas natural habría supuesto un aumento de 1,3 millones de euros en el coste del servicio, según Luquero, mientras que los vehículos híbridos lo habrían encarecido en dos millones.

Además, la alcaldesa ha argumentado que cada vehículo híbrido cuesta entre «un 50 y un 60%» más que uno de gasoil y que actualmente existen cuatro sistemas diferentes de vehículos híbridos y «no sabemos cuál prevalecerá», por lo que ha afirmado que optar por este tipo de energía sería un «riesgo tremendo».

Vehículos eléctricos

Sobre los vehículos eléctricos, Luquero ha manifestado que su tecnología «no ha avanzado lo suficiente» y se ha referido a la experiencia acumulada con el microbús eléctrico que en los últimos años ha cubierto la línea 9 (Casco Histórico) y que ha ocasionado múltiples averías. Por eso, se ha decidido suprimir esa línea, informa Europa Press.

Tanto la regidora como el concejal de Tráfico, Transportes y Movilidad y Seguridad Ciudadana, Ramón Muñoz-Torrero, han subrayado que los nuevos autobuses serán «sólidos y robustos», para adaptarse a los desniveles que presenta la ciudad de Segovia y resistir el deterioro que provoca el paso sobre adoquines.

Igualmente, el nuevo pliego reflejará una «claúsula especial de innovación tecnológica», como ha señalado Clara Luquero, de modo que se podrá «testar» a lo largo de la contrata el comportamiento de nuevos modelos de vehículo que aparezcan. Los vehículos incorporarán el sistema 'auto-lock', con el que los conductores tendrán que soplar en un dispositivo antes del inicio de su turno y el vehículo no arrancará si el grado de alcoholemia es superior al permitido.

Los autobuses incorporarán conexión wi-fi, cámara de videovigilancia interna y un sistema de control de acceso sin contacto, «para favorecer la agilidad» del servicio, como ha apuntado la alcaldesa. También se mejorará el mantenimiento, con un nuevo mecánico y una auditoría mecánica anual. Asimismo, se implentará una aplicación móvil, para conocer la hora de paso de los convoyes e información en tiempo real en las treinta principales paradas de la ciudad.

Del sistema actual, todas las líneas salvo cuatro (1, 2, 3 y 6) sufrirán variaciones. Al margen del refuerzo de las líneas 4 y 5, «que acumulan el 40% de los viajeros», se desdobla la actual línea 8. De esta manera, la línea 8 propuesta unirá Colón y Hontoria y la línea 9 discurrirá entre Zamarramala y Puente de Hierro. Por otro lado, las líneas 7 y 14 se unificarán, en un recorrido entre el centro de la ciudad y el centro comercial Luz de Castilla, que pasará por el barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia.

De las dos líneas que actualmente llegan a la estación de alta velocidad Segovia-Guiomar, quedará solo una y será la que parte del paseo Ezequiel González y Ramón Muñoz-Torrero con una frecuencia de paso por la estación de «quince minutos en horario punta». Por otro lado, la nueva línea 11 contará con un microbús de gasoil que unirá el Casco Histórico y el hospital de la Misericordia con San Lorenzo y el centro de salud ubicado en ese barrio.

Mientras, el autobús nocturno (línea 10) se mantendrá invariable y el turístico se separa de la concesión de este servicio, como un producto aparte. Lo que sí integra el nuevo pliego, a diferencia del anterior, es el mantenimiento de los postes y marquesinas, como ha confirmado Clara Luquero, que ha insistido en las mejoras que aportará el nuevo modelo, pese a que ha reconocido que «todo es mejorable» y «no podemos tener la luna».

El nuevo pliego contemplará un contrato de adjudicación por diez años, que podrán ser prorrogados durante dos. La base de licitación estará en torno a los 2,9 millones de euros por año y, según la alcaldesa, el coste para los segovianos se incrementará entre 400.000 y 500.000 euros «por la renovación de la flota». El sistema de gestión continuará del mismo modo y el Ayuntamiento podrá controlar las tarifas, entre otros aspectos.

Aportaciones

Ahora, el resto de los grupos municipales presentes en el Consistorio tienen un plazo de 15 días para estudiar el borrador y realizar aportaciones. Los cálculo de Luquero implican que el pliego pueda estar aprobado en el mes de septiembre, el servicio adjudicado en marzo de 2017 y en septiembre de ese año, el nuevo servicio en vigor.